Soy vago y los MP3s en mi disco duro son limitados. Muchas veces siento que estoy un poco cansado de mi biblioteca local: doy vueltas sin saber qué elegir. Spotify me genera una sensación parecida: muy útil para ir a escuchar cosas concretas, pero si no tengo nada en la cabeza, ponerme a buscar cosas que escuchar me deja un poco bloqueado…

Y en ese momento es cuando me acuerdo de de derechos.

El objetivo es conseguir una experiencia de radio personalizada: un stream de contenido personalizado que se va actualizando si que tu tengas que preocuparte de cultivarlo. La experiencia que nos da la radio de toda la vida, pero online, y con los inputs de tus amigos.

En Spotify han empezado a incorporar algunas funcionalidades sociales, pero todavía no hay nada que funcione como Blip.fm. Por lo que me pregunto: ¿Sería posible construir un Blip.fm con la API de Spotify? Parece que con la playlist-api que van a sacar en breve, se podría crear algo parecido. Se podría crear una pequeña aplicación que te permitiese crear playlists, y que cualquiera pudiese ir añadiendo canciones a esta playlist. Tu te suscribirías a esa playlist, y listo: la lista se iría alimentando de las cosas que fuesen blipeando tus amigos…

No seguiría el patrón follower-following de Twitter y Blip, pero algo es algo…

Lectores de noticias para iPad

Estos son algunos lectores de noticias que existen para el iPad:

Reeder iTunes · Web

Solo permite la sincronización con Google Reader; no puedes añadir fuentes al margen de tu cuenta de Google Reader. Supongo que se habrán querido centrar en uno solo uso para simplificar y demás, pero si no usas Google Reader, esta app no te sirve. Y es una pena, porque a nivel visual es de las más atractivas y con más cuidados detalles. Aunque puede que se pasen a veces…

Es una evolución de la aplicación del mismo nombre para iPhone. La pantalla de inicio muestra montones de tarjetitas que son las diferentes categorías que tienes en tu Reader, indicando el número de items pendientes de leer. Una vez que eliges una categoría te muestra en el sidebar todos los items pendientes de leer (independientemente de la fuente a la que pertenezcan). Cuando eliges un item, además de ver su contenido, te proporciona todas las funcionalidades de Google Reader (favorito, compartido) y además: compartirlo en otros servicios (lo puedo mandar a Instapaper, por ejemplo), y ver directamente la URL del item (es decir, ver la versión “web”).

Tiene unas interacciones un tanto raras; o al menos no demasiado comunes y por eso se sienten un poco extrañas: cuando estás dentro de un item puedes hacer scroll hacia abajo y pasarás al siguiente (mola, pero no tienes ninguna pista de que puedes hacer esto); en el sidebar si desplazas un item hacia la izquierda lo estás marcando favorito, y si lo haces hacia la derecha lo estás marcando como no leído…

Punto negativo: me indica que tengo 4.356 elementos sin leer. ¿No habíamos quedado en que esto de los items pendientes de leer ya estaba superado?

Pulse iTunes

Después de la polémica del New York Times, necesita poca presentación. Te permite añadir tus propias fuentes, te propone destacados, y te permite sincronizar con Google Reader.

Trata de ofrecer una navegación más visual: verticalmente filas de fuentes, y horizontalmente puedes consultar los items de cada fuente. Si los items tienen imágenes las muestra, y esto es lo que le da puntito. Aunque, ¿es realmente necesario? ¿Aporta algo más allá de que visualmente sea atractivo? Una vez que pinchas en un item, te muestra el contenido (dando la opción de ver la versión web también) pero deja a un lado un par de columnas de otras fuentes, metiendo un montón de ruido visual y distracción en un momento en el que deberías concentrarte en la lectura de un item.

Newsrack Web · iTunes

Permite la sincronización con Google Reader, y te deja también añadir tus propias fuentes o listas de fuentes. El interfaz replica exactamente el funcionamiento de Bloglines (uno de los decanos de los lectores de noticias): puedes ver las categorías de feeds en el sidebar, y pinchando ves las fuentes, y volviendo a pinchar ves los items de cada una de las fuentes. No innova nada a nivel de interfaz, y eso hace que parezca antiguo y pasado de moda.

SocialReader iTunes

No es un lector de noticias propiamente dicho, pero explora un concepto sobre el que llevo pensando cierto tiempo (y que si engaño a alguien me gustaría materializar): lo que te muestra la aplicación son los enlaces que tus amigos comparten en Twitter y Facebook. No se vosotros, pero yo uso cada vez menos un lector de noticias normal, donde yo elijo las fuentes, porque Twitter cada vez me proporciona más contenido que consumir (el lector de noticias personalizado del que hablamos hace años).

El concepto de esta aplicación me gusta mucho, aunque la ejecución podría ser algo mejor: el diseño es algo tosco, y tiene problemillas de interfaz/usabilidad un tanto básicos. Otro punto para evaluar si me pongo a ejecutar mi idea o no es que no me he visto usando regularmente esta aplicación… :)

Instapaper iTunes · Web

Tampoco ejecuta el concepto tradicional de lector de fuentes RSS: te permite salvar artículos y contenidos con los que te cruzas mientras vas navegando pero que quieres/puedes leer en ese momento. El resultado es una lista de artículos que te esperan cuando abres la aplicación. Y no solo la app de iPad: también tiene de iPhone, de Kindle, y otras combinaciones… Su uso se ha popularizado bastante y muchas aplicaciones (de Twitter, por ejemplo) permiten salvar URLs a tu Instapaper. Es muy útil, ya que si estás consultando tu Twitter desde tu iPhone mientras esperas en el dentista, puedes salvar artículos para luego.

Como concepto es genial; el diseño es la máxima expresión de sobriedad y simplicidad. Me gusta mucho, pero algún toquecito de diseño creo que no le haría daño. El hecho de que tengas aplicaciones para iPhone y iPad y se sincronicen es genial. Da igual qué dispositivo uses, la aplicación te muestra lo que has leído y lo que no.

¿Qué otros lectores de noticias recomendáis?

Cuando desarrollamos un producto digital podemos utilizar ciertos trucos para mejorar la percepción de uso de los usuarios cuando utilizan un interfaz. Engaños benévolos para hacerles ahorrar tiempo o hacerles pensar que lo están ahorrando. Algunos ejemplos:

En el iPhone OS (iPhone, iPod Touch y ahora iPad) Apple te invita a crear una imagen estática en PNG que sea igual que parte de la primera pantalla que vaya a ver el usuario (logicamente en la imagen no podrás incluir contenido dinámico). La primera pantalla puede tardar en cargar unos instantes, pero la imagen se muestra inmediatamente: de esta manera el usuario percibirá que la aplicación ya está cargando.

En Pivotal Tracker cuando escribes un comentario a una historia y la envías, el sistema actualiza inmediatamente el cliente, con lo que el usuario ve que su comentario ha sido guardado, y por debajo lo envía (un proceso rápido de menos de un segundo, pero no tanto como actualizar de forma inmediata el cliente). Lo mismo ocurre con muchas acciones en Gmail.

En muchas aplicaciones se puede ver el efecto contrario: precargar contenido HTML (ya sea estático o dinámico) y mantenerlo oculto hasta que el usuario utilice el control para verlo, de modo que se muestre de forma inmediata, en vez de tener que recargar a una página nueva o solicitar por Ajax el contenido nuevo.

Facebook (y Google Reader) cargan nuevo contenido de forma automática cuando el usuario hace scroll y se dirige al final del contenido: si el usuario está haciendo scroll es porque quiere más contenido, así que en vez de obligarle a utilizar un paginador o un botón de “ver más”, el sistema actualiza automáticamente lo que ya sabe que el usuario que quiere ver.

Twitter podría hacer algo parecido en su cliente web: podría precargar los siguientes 20 tweets que se muestrar al pulsar “más”; ahora mismo se hace una petición al servidor y tarda en cargarse un par de segundos; si en la primera carga de la página hubiese cargado 40 tweets en vez de solo los 20 primeros, y dejase ocultos los segundos 20, podría mostrar el nuevo contenido de forma inmediata (y cuando el usuario pulsase “más” ponerse a cargar los siguientes 20).

Taller/barcamp sobre iPhone/iPad apps

¿Alguien se anima a participar en un taller/barcamp sobre iPhone/iPad apps? Personalmente me han entrado unas ganas tremendas de hacer cosas para el iPad después de haberlo estado utilizando, y que mejor manera de acelerar la introducción que juntarse unos cuantos para hablar y aprender del tema. Puede ser un taller si alguien se ofrece a darlo, o si hay varias personas que se apunten a compartir cosas que controlen, algo más en plan rollo barcamp que podamos hacer durante una mañana de sábado con 3 o 4 sesiones (o una tarde de viernes, y luego cañas).

Los temas que personalmente me gustaría ver cubiertos: por una parte introducción técnica, más o menos cañera, y por otra temas más de HCI/experiencia de usuario. Es decir, que no sea algo solo para desarrolladores o diseñadores, sino algo para esa extraña especie que tiene un pie en cada terreno.

También se podría proyectar y comentar algo como Objective-c for Rubyists.

¿Quién se apunta?

Llevo unos días en EEUU y estoy alucinado con la intensidad de uso de servicios web. Siempre se habla de que en USA el mercado es mucho más grande, que la gente es mucho más digital, como aquí son posibles servicios mucho más avanzados… Y todo eso es cierto, pero como pasa en (esta parte de) América, de todo hay más y todo es más grande. Incluso tus expectativas se quedan pequeñas.

Hay vallas publicitarias por las calles que anuncian herramientas de email marketing para PYMES. Todos los comercios tienen los logos de Yelp, Facebook y Twitter en sus puertas (esto sobre todo en Austin, una de mis paradas). En los carteles que dan información de parques, patrullas de vigilancia vecinal, y otras microagrupaciones comunitarias hay URLs. No ves otros teléfonos que no sean iPhones o BlackBerrys (muy pocos Androids). Haces check-in en fin de semana en un parque (muy concurrido, pero donde no habría más de 500 personas) y te encuentras con que otras 50 personas han hecho check-in

En España es un tema recurrente el afirmar de forma categórica que Facebook no tiene mucho futuro con sus pequeños anuncios, porque tienen un CTR bajísimo y total “quién se quiere anunciar en Facebook”. Pues bien, los Amigos del Parque Redwood si se quieren anunciar en Facebook. Y como ellos otros tantos miles de grupos/pymes/negocios locales que al menos por aquí, si tienen una activa vida online.

Navegando por Facebook desde aquí te encuentras con este y otros miles de anuncios de este estilo. Y para este tejido tiene todo el sentido del mundo anunciarse en Facebook: por muy poquito pueden llegar a sus vecinos, un target que se extiende por todo un país gigantesco.

Lo local tiene una importancia capital en Facebook, algo que desde España es díficil de ver: porque los usuarios estamos allí, pero los negocios de la vida real todavía ni siquiera han llamado a la puerta.

Muchas webs en las que la actividad del usuario ocupa un lugar central ponen en marcha sistemas de karma: indicadores de la reputación del usuario dentro de la comunidad.

¿Cómo se construye?

El karma se construye observando la actividad del usuario dentro del site: la cantidad de veces que realiza una acción (o que se deja de realizar) y el tipo de acción realizada. Por ejemplo, el karma de un usuario sumará puntos si: se loguea de forma periódica en la comunidad; si vota o comenta en el contenido de otros; si él mismo crea contenido (en este caso probablemente recibirá más puntos que simplemente por comentar). Por el contrario, si no visita el site o vota o crea contenido durante un periodo de tiempo determinado, su karma disminuirá progresivamente.

¿Para qué sirve?

Con estos datos tenemos un ránking de usuarios: podemos mostrar quiénes son los “mejores” o más activos usuarios de nuestra comunidad. Esto tiene dos usos principales: qué ellos mismos sepan qué posición ocupan respecto a los demás (“soy el usuario #1 en mi site”, “esta semana he perdido la primera posición, tengo que esforzarme!”) y qué los administradores del site sepan quiénes son los usuarios más activos y fieles, y por tanto en los que se puede confiar para asignarles determinadas tareas o privilegios.

Objetivos de un sistema de karma

  • Incrementar la participación de los usuarios: Crear un ránking de usuarios puede -presumiblemente- hacer que los usuarios compitan entre ellos para aparecer en esa lista. Esta competición implica actividad en el site, lo que beneficia a ambos: al usuario porque aparecerá en la lista y al site porque ve como se incrementa la actividad. El usuario también se hará más fiel, porque volverá al site a comprobar su posición en el ránking o sus puntos de reputación o karma. Algunos sites restan puntos si no se realiza actividad de forma periódica, lo que incide en la recurrencia. Seguro que está estudiado sesudamente por algún sociólogo, pero estar puntuados y en listas nos mola y nos mola estar arriba, se trata de lo que se trate.

    Por otro lado menos competitivo se pueden asignar puntos a la actividad del usuario sin necesidad de hacer listas (que a veces son feas y no molan). Disponer de una puntuación personal también incidirá en la percepción del usuario sobre el site, ya que considerará que se tiene en cuenta su actividad y sabrá que volviendo sus puntos incrementarán (nos gusta incrementar, aunque muchas veces no sepamos para qué)

  • Promocionar usuarios: Saber quiénes son nuestros usuarios más activos nos permitirá promocionarlos, destacarlos, para que nuevos usuarios tengan referentes (modelos mentales de comportamiento dentro de nuestro site) y usuarios que generan actividad que nos interesa seguir.
  • Índices de reputación: Saber qué usuarios hacen qué cosas dentro de nuestro site nos sirve para poder confiar en ellos. Por ejemplo, en un sitio de preguntas y respuestas, si un usuario denuncia una pregunta como no válida y sabemos que las que ha denunciado en el pasado han estado bien denunciadas, en esta nueva ocasión sabemos que nos podemos fiar.

Algunos ejemplos de sistemas de karma/reputación en acción:

  • imagen-15.png lo largo de pocos días… También existe el título de “Major” de un lugar, que puedes perder si otra persona hace más check-ins que tu a ese sitio…

    Están empezando y es de esperar que las badges se conviertan en beneficios tangibles en el futuro, pero por el momento consiguen que la gente se acuerde de usar la aplicación y se pique a la hora de conseguir sus medallas.

    Otro sitio que hace uso de este tipo de medallas es Hunch, aunque lo lleva hasta un extremo que no se cómo calificar (echadle un vistazo a este usuario, por ejemplo)

  • imagen-16.png 11870 refleja qué usuario ha sido el primero en guardarse un sitio. De esta forma se está reconociendo a los usuarios, y estos tienen el incentivo de guardar sitios para que aparezcan reseñados en las fichas como los descubridores de los mismos.
  • Mahalo, un buscador con resultados editados a mano, que incluye una sección de preguntas y respuestas, tiene un sistema de puntos descrito detalladamente en sus páginas de ayuda. Puedes ganar puntos por hacer login, por contestar una pregunta, por votar por la mejor respuesta, si una respuesta tuya es seleccionada como la mejor, por ver muchas páginas en un mismo día… Al mismo tiempo tienen un sistema de “cinturones”: a medida que vas acumulando puntos vas ganando nuevos cinturones, y estar en estos nuevos niveles te permite realizar más actividades en el site y por tanto conseguir más puntos.

    Hay quien considera que exponer de forma tan abierta el funcionamiento del sistema no es recomendable ya que es fácil jugar a engañarlo: aunque es obvio que si está bien diseñado, el que la gente sepa qué tiene que hacer para avanzar incrementará esa velocidad.

  • imagen-17.pngeBay tiene un sistema de feedback que permite a cada comprador valorar la transacción realizada; de esta forma el vendedor tiene un perfil de la calidad de todas sus transacciones, en la que se valora la calidad general de la transacción con un positivo o un negativo, y aparte aspectos concretos (la comunicación, si el producto estaba en el estado descrito, el tiempo de envío…). En la Ayuda de eBay describen el funcionamiento del sistema.
  • imagen-19.pngAskaro es “un sitio hiperlocal para resolver necesidades e intercambiar información en el ámbito más cercano: el barrio, vecindario o lugar de trabajo”. Como ellos mismos explican: “El número de votos y respuestas marcadas como “Mejor respuesta” influyen en la puntuación de reputación de una persona, una cifra queindica cuán fiables y útiles han sido sus respuestas para el resto de usuarios del sitio. Las personas con la reputación más alta en una ciudad aparecen en la página de Heroes de Barrio“.
  • Yahoo Answers utiliza la reputación de sus usuario para que los usuarios más “fiables” colaboren en la moderación del contenido. En esta presentación explican los diferentes mecanismos y reglas que utilizan. Parte del equipo de Yahoo Answers está escribiendo un libro al respecto (el borrador lo están escribiendo en la web y lo puedes consultar): Building Web Reputation Systems.
  • Meneame tiene en cuenta la reputación de sus usuarios a la hora de dar más o menos peso a un voto. Ellos también hacen explícitas las reglas utilizadas para calcular el karma, y los propios usuarios escriben consejos sobre cómo aumentar el karma.

Otros sitios con sistemas de reputación son Slashdot / Barrapunto, StackOverflow, Reddit, Advogato… Aunque estos sitios son técnicos y en ocasiones sus algoritmos para calcular la reputación o sus representaciones son demasiado nerds (gracias a JJ Merelo y Candeira por sus sugerencias)

¿Qué otros sistemas de reputación o usos del karma conocéis y os resultan reseñables?

Ya hemos publicado el primer Estudio de Consumos Culturales. Lo ha realizado The Cocktail Analysis en colaboración con Partigi. El estudio trata de arrojar luz sobre cómo consumimos productos culturales: qué criterios utilizamos para elegir, qué tipo de productos preferimos, cómo accedemos a ellos, cuánto nos gastamos…

Estas son algunas de las conclusiones principales que se extraen del estudio:

  • Solo el 27% del cine que se consume son estrenos.
  • Internet es la fuente más utilizada para informarse, siendo además la fuente que se considera más importante.
  • Dos de cada tres informantes destacan que las descargas permiten acceder a contenidos que no encuentran de otro modo.
  • Uno de cada dos internautas dice haber visto contenidos de cine vía streaming: entre quienes han accedido a contenidos de este modo, un 42% muestra cierta disposición (seguro+probable) a pagar hasta 2 euros por ver una película en streaming.

Mi conclusión personal y un mantra que la industria debería asumir es que la pirateria es fundamentalmente un problema de experiencia de usuario: dale a la gente un sistema razonable (cómodo, económico y con suficiente oferta) y la gente preferirá pagar pequeñas cantidades en vez de meterse en el fango de los sitios de descargas y emules varios.

Tenéis el estudio disponible en PDF o Slideshare:

En esta primera oleada nos centramos en cine, pero en las siguiente iremos ampliando al resto de categorías: videojuegos, libros, música…

En el post de The Cocktail Analysisque anuncia el estudio podéis ampliar las conclusiones y descargar el fichero de datos.

Libros sobre experiencia de usuario

El otro día me volvió a surgir la oportunidad de recomendar libros sobre experiencia de usuario. Aprovecho para actualizar la lista que hicimos (comentaristas y un servidor) en su día. Algunos de los libros que comento están traducidos al castellano; algunas traducciones son mejores y otras peores pero mi recomendación es siempre consumir el libro en su idioma original: si te arreglas con el inglés para qué leerlo traducido, y si no te arreglas del todo, qué mejor manera de practicarlo :)

Elements of User Experience, Jesse James-Garret (2002)
Es un librito de muy rápida lectura que propone un punto de partida para organizar las diferentes disciplinas que engloba la experiencia de usuario y las distintas etapas de un proyecto digital. Se puede consultar online el diagrama que dio lugar al libro. Te obliga a hacerte preguntas sobre tu proyecto, a colocar cada cosa en su sitio, y tener una visión desde arriba de las diferentes fases por las que hay que ir pasando. Tiene ya 7 años pero lo que cuenta sigue siendo perfectamente válido.

Don’t Make Me Think, Steve Krug (2005)
Krug habla de “Sentido común avanzado”. Un libro corto y de rápida lectura, repleto de lo que podríamos considerar anécdotas sobre diseño web: te habla de pequeñas cosas pero que son pistas fundamentales para empezar a entender cómo piensan (o cómo no piensan :) los usuarios cuando están usando un producto web.
Krug sacará un nuevo libro antes de final de 2009: Rocket Surgeory Made Easy. Más información en su web: sensible.com.

Information Architecture for the World Wide Web, Peter Morville, Louis Rosenfeld (2006, 3ª edición; la primera es de 1998, la segunda que es la que yo tengo, de 2002)
El manual básico para arquitectos de la información. Es una manual clave si te dedicas a hacer grandes sites con gran cantidad de información. Eso si, muchísimo ha cambiado en tendencias de diseño web y en cómo entendemos los espacios de información en Internet: este libro nació en el momento en el que la home de Yahoo era un directorio, es decir, cuando pensábamos que se podía organizar internet con una estructura jerárquica. Mientras tanto llegó Google y el paradigma de la búsqueda como elemento primario (o casi exclusivo) de navegación. Por tanto algunas cosas hay que mirarlas con perspectiva. Libro denso y aburrido por momentos.

Universal Principles of Design, William Lidwell, Kritina Holden, Jill Butler (2003)
El título es bastante explícito: no habla solo de diseño para web o digital, si no de principios universales. Por tanto, muchos son aplicables a la hora de realizar un producto web. Se lee de forma muy ligera, no es nada pesado como su título podría dar a entender. Cada principio está muy apoyado por ejemplos prácticos y la presentación general del libro es una preciosidad.

Defensive Design For The Web Jason Fried, Matthew Linderman (2004)
Un libro menor de los chicos de 37 Signals que es una recopilación de errores concretos de usabilidad y propuestas simples de mejora en puntos clave de productos web (formularios, mensajes de error…). No perder de vista tampoco Getting Real, consejos para crear una aplicación web de éxito.

Más libros recomendados por los lectores de este blog:

Estudios sobre la eficacia de la publicidad online

The Cocktail Analysis ha publicado junto al IAB Spain dos informes sobre la eficacia de la publicidad online. Os los dejo por aquí:

(iba a escribir una sesuda reflexión sobre el estado de la publicidad online y los efectos que tiene sobre quien tiene la publicidad como modelo de negocio, y cómo los negocios que quieren resultados de su publicidad se relacionan con la publicidad de display, pero tengo que salir pitando y solo os puedo dejar un avance informativo: Una de las conclusiones es que, tal como lo conocemos, el branding ha muerto. No cambien de canal)

Sigo en busca del cóctel mediático ideal para desayunar. Algo que cubra mi necesaria dósis diaria de información, que mezcle en su punto justo información generalista de verdad (ese pegamento necesario), las cosas ligeras apropiadas, y todo sazonado con la cantidad equilibrada de material que lo apoye y complemente de forma inteligente.

Sigo entrando por inercia en los periódicos establecidos porque el formato es el que mejor encaja con mis ritmos, pero me sangran las llagas cuando leo determinados titulares.

Siento que quiero un Techmeme del mundo real, no solo tecnológico; un Bloglines o Google Reader Pokies con aspecto de periódico, y editado por alguien; un site que incluya de forma priorizada el contenido de los hashtags que me interesan, recopilando de Twitter, Flickr, blogs, etc…

En Soitu, que cada vez me gusta más, están experimentando con el FlashInfo, lo que parece un Twitter extendido donde comentan de forma breve noticias con foto. Ahora solo publican sus periodistas, pero por lo que cuentan parece que lo abrirán a cualquier persona. ¿Veré lo de todo el mundo o solo lo de mi grafo social?

Quiero una nueva receta para mi cóctel diario de información.