Informe sobre el consumo de productos culturales

Cuando empezamos a pensar en que queríamos algo como Partigi, había una serie de ideas que le daban forma y constituían lo que podemos considerar una visión. Ideas acerca de cómo elegimos los productos culturales que consumimos, de cómo nos enteramos de que existe lo que acabamos comprando o consumiendo, cómo lo compramos o consumimos…

En este proceso de decisión intervienen una serie de elementos
: la información que tenemos, la valoración percibida, el modo de acceso al contenido, la importancia de ese contenido en nuestro círculo social y nuestro círculo mediático (que para muchos cada vez es más social)… Hay muchas estadísticas y muchos informes que arrojan luz sobre estas dinámicas de comportamiento de las personas.

Para validar nuestras tésis (o parte de ellas, porque de algunas estamos absolutamente convencidos :) y tener una visión general que nos aporte elementos de juicio para seguir construyendo y orientar con exactitud nuestra dirección, nos hemos puesto manos a la obra con The Cocktail Analysis para crear un observatorio sobre el consumo de productos culturales.

Se trata de ir analizando periodicamente los mecanismos que mueven a las personas a elegir un producto, a seleccionar una forma de consumo, cuánto dinero se gasta la gente, la influencia del precio y el modo de consumo en los nuevos canales, etc…

La semana que viene publicaremos el estudio, y en linea de algunos de los últimos creados por The Cocktail Analysis, ofreceremos acceso a los datos en bruto de la investigación para que cualquiera les pueda dar forma.

logo_partigi.png

Partigi es el nuevo proyecto en el que hemos estado trabajando en La Coctelera durante los últimos meses y que lanzamos hoy en abierto. Es un site para ayudarte a decidir la mejor película que puedes ver (empezamos con cine, pero no nos quedaremos ahí).

¿Cómo prentendemos ayudarte a decidir?

En primer lugar, dándote acceso de una forma sencilla a las opiniones de gente a la que conoces. ¿Por qué? Estamos inundados de opiniones sobre productos y lo que en teoría iba a ser algo maravilloso (poder acceder a un montón de información) en ocasiones se acaba convirtiendo en un problema porque, ¿de quién me puedo fiar? No podemos hacer un benchmark para tomar cada una de las pequeñas decisiones que tenemos a lo largo del día… pero valorar las opiniones de gente sobre la que tenemos contexto es mucho más fácil y rápido.

En segundo lugar, ofreciéndote recomendaciones basadas en dos elementos: 1) la información estadística del conjunto de usuarios (lo que pueden tener sitios como Amazon o Netflix) y 2) tus relaciones. Pensamos que además de la matemática pura, si alguien a quien sigues ha valorado muy bien determinado elemento (pero que no ha sido guardado por casi nadie más, por lo que no saldría en el ranking global) esto tal vez te pueda interesar.

Open data

Otro concepto que tenemos en nuestro ADN es el tema de los datos abiertos. Desde el día 0 salimos con una API que permite manipular todo el contenido para que te lo puedas llevar a donde quieras, o que puedas traer información que ya esté en otros sitios a Partigi. Es lo que hemos bautizado como CulturalGraph y del que iremos hablando proximamente (en gracioso homenaje al SocialGraph :)

Los terceros y sucesivos lugares, irán llegando :)

Hemos preparado el siguiente video donde explicamos el concepto del producto:

A pesar de que hayamos lanzado el site publicamente quedan un montón de elementos por ir desplegando: como siempre, esto es una beta permanente (no lo queremos llamar beta porque es un concepto muy manoseado y en cualquier caso, ¿cuándo dejas de ser beta?)

Tenemos un blog donde vamos desgranando algunos de los conceptos y el día a día del proyecto: blog.partigi.com

Otra cosita respecto al día de lanzamiento, es que estamos alucinados con la cantidad de tráfico que se ha generado: vamos a superar ampliamente las 30.000 páginas vistas, gracias a los posts de Loogic, Genbeta y a las decenas de reituteos (y toda la gente que ya había publicado sobre Partigi, claro!). Gracias a todos!

Servicios de pago directo: cobra por tu servicio en Internet

Muchos modelos de negocio en Internet están basados en acumular una gran audiencia y luego monetizarla, generalmente una parte pequeña del total. Los modelos basados en publicidad responden a este patrón al igual que los freemium.

Rara vez pienso en algo por lo que se pueda empezar a cobrar de forma inmediata, lo que podríamos llamar de “pago directo”. Un servicio en el que todos los usuarios desde el principio paguen por usarlo. Saltarte el gran recorrido que te autoimpones cuando piensas en modelo de explotación de audiencias.

Si miras a tu alrededor pensarás que es normal porque apenas existen servicios así. Pero, ¿no existen servicios de pago “directo” porque no tienen cabida, o el de hecho de que haya tantos servicios gratuitos hace que la gente solo piense en modelos de este tipo?

(Si que es cierto que existen muchos servicios de pago directo, pero son productos de nicho y no de consumo masivo y por tanto son conocidos y tienen menos visibilidad)

Ponerte el requisitio de que tu servicio sea de pago directo puede ser una interesante herramienta de diseño: si pensamos en cobrar directamente por nuestro producto nos obligaremos a nosotros mismos a pensar en un servicio por el que la gente realmente pagaría. Y por tanto, usaría.

Esto parece y es una obviedad, pero miremos la otra cara de la moneda: cuando planteamos un servicio gratuito surgen miles de posibilidades sobre qué funcionalidades ofrecer, y como son todas gratis, muchas veces pierdes la perspectiva sobre cual podrá ser realmente interesante, o cual podrá ser la funcionalidad que haga que la gente use tu servicio de forma recurrente.

Justo en la última semana me he cruzado con un par de ejemplos de pago directo:

  • StageHQ, el producto de los españoles Linking Paths para gestionar el registro en eventos (conferencias, fiestas…). Cobran 1 euro por entrada vendida en los eventos comerciales. Ya han tenido como clientes grandes al Mad In Spain (+2.000 personas) y el OFFF (+4.000 personas).

    Han hecho un desarrollo bastante conciso (no es una central nuclear cuyo desarrollo les haya llevado años) y desde el principio ya están facturando. Si a eso le sumas un equipo pequeño donde los socios son los programadores obtienes una eficiencia del capital considerable.

  • Pinboard, un delicious simplificado desarrollado por un programador polaco. Para activar tu cuenta tienes que pagar un pequeño fee; según el autor es para desanimar a spammers y mantener el sistema limpio y con un uso de recursos razonable. De esa forma no tiene que perder su tiempo en ese trabajo improductivo y los usuarios que realmente vayan a usarlo tendrán una mejor experiencia. Tiene sentido.

    Por otro lado, ha establecido una fórmula un tanto estrambótica para fijar la cuota de activación: número de usuarios x $0.001. Es decir, que cuanto antes te apuntes más barato te saldrá. Yo me he registrado hoy y me ha salido por $5.25.

Conclusión

Si un usuario no está dispuesto a pagar por mi servicio, ¿realmente quiere usarlo? ¿lo necesita realmente? ¿merece la pena crear un servicio que en realidad no necesita?

En el caso de Pinboard el pago es una considerable barrera de entrada. Solo la saltarán aquellos usuarios que realmente estén convencidos de que quieren el producto. ¿Me interesan el resto de usuarios en caso de que ofrezca mi servicio de forma gratuita? Si no les interesa pagando, por qué les va a interesar siendo gratis… probablemente conseguiría más registros, pero no usuarios fieles ni ingresos.

Acerca de la Sunlight Foundation

La Fundación Sunlight fue creada en 2006 por Mike Klein y Ellen Miller. Su objetivo es proporcionar transparencia y hacer más accesible la información generada por el gobierno de cara al ciudadano.

Desde entonces han creado y financiado un montón de proyectos, entre los que se encuentran algunos de los más interesantes del panorama, como OpenCongress, OpenSecrets o Little Sister.

Es fascinante ver como Mike Klein, un empresario con una trayectoria bastante notable, donó nada más y nada menos que 3,5 millones de dólares para poner en marcha el proyecto. A partir de ahí distintas fundaciones y personalidades han ido poniendo dinero, como el Rockefeller Family Fund o la Fundación Omidyar que ha puesto un total de 8 millones de dólares (el Sr. Omidyar es el fundador de eBay).

Ellen Miller, la directora de la fundación, aparecía hace unos días en un programa explicando a qué se dedican. El video es un pelín largo, pero merece la pena verlo entero:

Creo que junto a de fundación financiado por filantropistas. Viendo la Sunlight Foundation vemos que es posible pero… ¿en España se podría dar algo así?

Las cajas de ahorros deberían ser uno de los primeros candidatos a realizar este tipo de donaciones. Recordemos que por definición las cajas de ahorro son entidades sin ánimo de lucro que tienen que destinar todos sus beneficios a obra social. Aunque visto el panoramana de tejemanejes políticos dudo mucho que así ocurra, ni que los propios políticos que las gestionan tengan interés en financiar proyectos enfocados a desenmascarar sus trapicheos.

(Una perversión magnífica el hecho de que las cajas de ahorros sean algo a priori más social que un banco privado, y por tanto capten clientela por ese atractivo, pero que luego acaben gestionadas por políticos con movimientos más que opacos.)

En cualquier caso, esta temporada 09-10 será movida en España con proyectos como Parlio y Pro Bono Público, la presencia de gente que entiende Internet dentro de las administraciones, el Personal Democracy Forum que se desarrollará en Barcelona de la mano de Nuestra Causa, e iniciativas que comenzarán en breve como Voota (tranquilos, será más que un Twitter, pero de momento es lo que hay :)

Experiencias publicitarias transgresivas

1. El otro día sentado tranquilamente en la playa de Sitges (lo de tranquilamente es un decir, aquello parecía la Gran Vía). Mirando al horizonte después de un baño, pensando en las cosas de uno. Ruido de una avioneta. Poco a poco entra en plano (en el plano de mi horizonte y mis pensamientos y grandes planes de conquista mundial personal) una avioneta de esas que llevan publicidad. El soporte capta mi atención, asimilo la marca, la avioneta pasa y yo sigo con mis cosas. Aunque pueda parecer lo contrario no me resultó nada instrusivo.

Conclusión: en las pantallas de ordenador hace falta un horizonte donde colocar banners.

***

2. Viajando en taxi por el océano madrileño. Tertulia radiofónica con intervenciones de los oyentes. Tema: la invasión del telemarketing en la intimidad telefónica de los usuarios. Entre intervención e intervención de los oyentes, la locutora introduce promociones publicitarias sin identificar de las mismas marcas que los usuarios estaban odiando publicamente.

Conclusión: Neuronazo y pliegue del universo. No entiendo nada.

Grupo WebDevBits

Hace una semanas pusimos en marcha el grupo WebDevBits, un foro/lista de correo para intercambiar trucos y consejos sobre desarrollo web en sentido amplío: back, front, sistemas…

Utiliza la. Puedes crear grupos públicos o privados (nosotros lo utilizamos como lista de correo interna, por ejemplo, y es a donde mandamos los “scrums” diarios que hemos pasado a hacer por escrito) y lo puedes utilizar via web o vía correo-e.

¿Por qué Obama cae tan bien a casi todos y en cambio en España no hay figuras carismáticas en las que podamos creer, que digan cosas que de verdad sean interesantes, que tengan sentido y futuro? (podrás ser de derechas o de izquierdas, pero creo que ambos discursos en el momento actual suenan igual de vacíos…)

Creo que es por una simple cuestión de credibilidad: las cosas que cuenta y propone suenan reales. Plantea cuestiones de sentido común, traza planes, y luego los ejecuta. Simple y llanamente.

Por ejemplo, todo lo que tiene que ver con la transparencia del gobierno:

Por aquí los máximos responsables políticos lo único que muestran al exterior es política de cartón piedra que se preocupa más de contestar el discurso del rival que de trabajar en cuestiones reales de largo plazo, o lanzan propuestas indefinidas e improvisabas sobre las que demuestran tener escaso conocimiento, sin atisbo ninguno de ser un plan organizado.

Es como si un alcalde de un pueblo no plantase árboles porque sabe que no le reportará ningún beneficio de cara a su posible reelección: un árbol será algo que se disfrutará dentro de 50 años, ¿pero a mi que más me da? Dentro de 50 años ya no estaré por aquí, o sea que paso de árboles.

Necesitamos más políticos que planten árboles, y no tanta oportunista flor de un día de la que no nos acordaremos mañana. Así se construye la credibilidad.

Licencias Creative Commons

(tenía este texto por ahí escrito y creo que se merece una URL)

Creative Commons son licencias de copyleft diseñadas especificamente para textos, fotografías, audios, y videos. El copyleft es un movimiento alternativo y contrapuesto al copyright: si el copyright implica que te reservas todos los derechos de una obra, el copyleft implica que te reservas algunos derechos, y que los cedes para que otras personas puedan crear otras obras derivadas de la tuya.

Contexto histórico: a mediados de los 70 en EEUU, unos cuantos ingenieros se dedicaban, desde sus labotarios de distintas universidades, a hacer software para controlar los primeros cacharros que empezaban a existir (impresoras, ordenadores, etc). Se intercambiaban los programas que iban haciendo, y entre todos iban construyendo el programa, aprovechándose unos de otros de las mejoras que cada uno introducía. Era un esfuerzo colaborativo 100%: si esa colaboración no tendrían los programas tal como existían: si solo una persona se hubiese dedicado a hacerlo, hubiese tardado mucho más en realizarlo, si es que hubiese sido capaz de producir algo de la misma calidad.

De pronto, el fabricante de los cacharros introduce una mejora en un programa pero no la distribuye gratuitamente como se había hecho hasta el momento: dice que va a cobrar por ella. A este grupo de ingenieros les parece totalmente absurdo: los programas nunca habían costado dinero, y además estaban hechos a partir de sus propias contribuciones. Uno de estos ingenieros, Richard Stallman, se pilla tal cabreo y le parece tan tan mal esto que se propone crear un sistema informático que sea totalmente “libre”.

Piensa que tiene que existir libertad para que cualquiera podamos utilizar software libre: software que podamos modificar y redistribuir de manera libre y gratuita. Le va dando forma a esto y crea la licencia GNU, que basicamente dice que tu puedes utilizar, distribuir y modificar libremente un software siempre que las modificaciones que hagas las distribuyas con la misma licencia: es decir, que cualquiera pueda volver a hacer lo mismo. De esta manera todos nos podemos servir de las mejoras que hayan hecho los demás.

Era un proyecto titánico: tenía que crear todos los elementos que forman parte del software de un ordenador como software libre. Pues bien, empezó a finales de los 70 y todavía sigue… No lo hace él solo, claro, si no cualquier voluntario que le parezca interesante el proyecto puede apuntarse y aportar su granito de arena. No han conseguido crear un sistema completo libre, pero si una gran parte, y ha servido de base para otras partes del sistema. Y lo más importante: ha sido la semilla de una forma de pensar que está cambiando el mundo…

Como resumen, comentarte que las partes más importantes de la infraestructura de Internet son software libre, y más de la mitad del software de los servidores web son también software libre. Es decir, sin software libre Internet y muchas aplicaciones no existirían como tales.

Volviendo al presente y enlazando con el tema que nos ocupa, hace pocos años un grupo de personas consideraron que debía existir un movimiento similar pero más enfocado a cultura: es decir que aplicaron todas las ideas del software libre a textos, libros, música, video… En parte debido a las restricciones que cada vez más la industria cultural trata de imponer, y en parte para adecuar el sistema de copyright al nuevo contexto de producción cultural donde la red tiene una importancia capital.

Se puede considerar que es un intento de normativizar (frente a las restricciones del copyright) lo que siempre se ha hecho a la hora de crear cultura: cuando un escritor escribe un libro se está basando de forma indirecta en todo que lo ha leído previamente, igual que un músico, un cineasta, etc.

El objetivo es que este proceso se siga pudiendo desarrollar. Cuando yo publico mi obra con licencias Creative Commons puedo especificar que mi obra se pueda reutilizar con determinadas condiciones – existen diferentes tipos de licencias.

Más información:

Remuneraci

A raiz del post de Antonio Mas sobre remuneración 2.0, recordé que tenía un par de enlaces sobre temas relacionados guardados en del.icio.us. Al contrario que en el ejemplo de Linden Labs que cita Antonio los casos que comento no tratan de remuneración variable filtrada colectivamente, si no de remuneración transparente en base a unos criterios conocidos por toda los empleados de una empresa.

Fog Creek Professional Ladder

Por un lado la Fog Creek Professional Ladder, de la empresa del conocido Joel Spolsky. Juega con tres parámetros: experiencia (el número de años realizando una determinada tarea), el alcance de tu trabajo (si eres un becario o eres responsable de un area o varias), y tus habilidades. Cada parámetro tiene una serie de niveles con definiciones disponibles de forma pública; cada combinación de niveles tiene asignada una remuneración determinada.

Cada persona sabe en qué nivel está y lo que tiene que hacer para ir subiendo niveles, y sabe el sueldo que recibirá en cada uno. Si alguien gana más que tu ya sabes por qué es y lo que tienes que hacer/mejorar para igualarlo. Las suspicacias sobre “este gana lo mismo que yo, pero curra mucho menos y tiene mucha menos responsabilidad” quedan descartadas porque el sistema pone a cada uno en su lugar.

Y como Joel cuenta en un artículo en Inc. (Why I Never Let Employees Negotiate a Raise), no se tiene que preocupar de negociar una subida con nadie: porque ya sabemos lo injusto que puede llegar a resultar este método, una lucha entre el poder de persuasión del empleado y del empresario.

Foo Associates

Por otro lado, concretamente el de la filosofía del software libre, uno de los fundadores de MySQL y Online Pokies su socio están desarrollando un business model abierto que pueda ser reutilizado por otras personas. Como dicen en el título del post, están hackeando modelos de negocio.

Se marcan objetivos, principios, métodos, y reglas por defecto. Una especie de algoritmo (para eso son programadores) abierto que permite que cualquier persona conozca como se rige la empresa, y por tanto, tenga más criterio para elegir si es un sitio donde quieren trabajar.

Por ejemplo, una de las reglas de la empresa es que está creada para generar bonus para los empleados, no para ser vendida; se establece como se reparten los beneficios de la empresa; la empresa no puede crecer demasiado y si lo hace se crearán compañías independientes… Leedlo completo porque es muy interesante.

* * *

Obviamente queda la duda de si la aplicación de todas estas reglas no se convierte en una burocracia inoperativa. En Interactors, la cooperativa de la que formé parte hace 5 años, teníamos algunas reglas con una filosfía similar, y había proyecto de implementar otras que yo no llegué a ver.

Creo que iniciativas de este tipo pueden conseguir que los empleados sean más responsables de su trabajo y se involucren más en una empresa, al tiempo que participen de los beneficios que genera. Creo que actualmente hay una gran desconexión entre estos elementos, y después de dedicar la mayor parte del tiempo de tu vida a estar trabajando, creo que es lo mínimo que se puede pedir.

Al mismo tiempo, si este tipo de esquemas proliferan más gente trabajará en empresas más pequeñas, y menos en multinacionales o empresas que existen primordialmente para dar beneficios a sus accionistas.

¿En qué estará trabajando Apple actualmente? Aparte de las mejoras y nuevos modelos en sus ordenadores, viendo las grandes innovaciones de los últimos 10 años, a saber, el iPod y el iPhone, es lógico pensar que tienen en el horno otra gran novedad, que saldrá dentro de unos 4 años (el complejo algoritmo que me ha permitido obtener este resultado es más o menos así: iPod->2001, iPhone->2007, i????->2013).

¿En qué estarán trabajando? Como el tema del papel de periódico y su viabilidad está muy de moda (fundamental el artículo de El País de hoy: apuesto a que están trabajando en el iPaper (el mes que viene diré otra cosa, tranquilos).

Podría compararlo con el e-paper o e-ink que se lleva pensando/investigango/probando desde hace 15 años; o decir que es un Kindle-on-steroids, flexible, más ligero, en color y táctil; pero como las grandes innovaciones no se basan en nada anterior, quedaría como un pelele.

Apple ha creado un modelo de ingresos viable para la música, ¿hará lo mismo con el periodismo?

PS. Breaking News: Furilo Enterprises ha tenido acceso a los primeros prototipos, que hemos probado en exclusiva para vosotros.