in sentido.false

Ni se crea ni se destruye

Cuando era pequeño me arrancaron del libro de ciencias naturales las páginas del capítulo correspondiente a “El mundo y la suerte”. En este capítulo, según mis documentados sueños, se dice que en el mundo hay una cantidad constante de suerte, que se reparte en buena y mala suerte. La proporción de buena y mala suerte puede variar, pero no la cantidad total. Es decir, que puede ser que en un momento determinado toda la suerte que hay en el mundo (aleatoriamente repartida) sea buena, o mala.

La situación que más se da es que los tipos de suerte se repartan fifti-fifti (al leer una expresión como esta en mis sueños, empecé a dudar si estaban bien documentados, hoy en día cualquiera se las da de guay invéntandose teorías).

De modo que si hoy yo tengo buena suerte, o es que todos tenemos buena suerte (si la proporción global de buena suerte es más alta que la de mala suerte) o es que hay alguien que está teniendo mala suerte, caso más probable ya que según se ha dicho, la proporción de buena y mala suerte suele estar equilibrada. Y como la suerte no se crea ni se destruye, de acuerdo con todo lo anterior, es sólida la creencia de que mi buena suerte seguirá fluyendo, se irá de mis manos y mi dósis de suerte se verá sustituida por otra. ¿Qué tipo de suerte me llegará? Imposible predecirlo por la cantidad infinita de dosis de buena y mala suerte, pero el que llegue mala suerte, es una posibilidad que está ahí.

¿Alguien estudió de niño semejante teoría?