Un crisol de posibilidades

Felix Stadler hace un interesante análisis sobre las primarias demócratas en Estados Unidos, Howard Dean, su efectivo uso de Internet… y los no tan efectivos resultados a la hora de la verdad. Hace referencia a McLuhan y lo que éste comentó sobre el famoso debate televisado entre Nixon y Kennedy en 1960, en un momento de transición entre dos medios: la radio y la televisión.

One of the the events McLuhan referred to again and again, was the Nixon/ Kennedy debate in 1960, which was right at the transition from radio to TV as the predominant means of mass communication. TV had reached a penetration of about 50% of the households. The majority of people who listened to this debate on radio thought that Nixon had come across better, while those who watched it on TV thought Kennedy was more appealing.

Dentro de Internet es el espacio donde se puede decir que la campaña de Dean ha crecido y se ha desarrollado. Pero la realidad, como se está constatando, es que no todo el mundo está en Internet, si no que todavía mucha gente está fuera. Y en cuanto a la generación de corrientes de opinión, todavía más. Es lógico que la gente que opina en Internet haya trasnmitido opiniones optimistas sobre las posibilidades de Dean. Si las primarias se hubiesen realizado sobre la población on-line, probablemente hubiese ganado. Pero hay más gente ahí fuera.

Los medios tradicionales -prensa, televisión, radio- siguen llevándose el gato al agua. Siguen canalizando la agenda (los medios y quienes los dirigen, que ya sabemos que no son plumillas ni intelectuales sino banqueros y empresarios, algunos con una activa carrera política -o carrera política activa). Sirvan de ejemplo algunos hechos mediáticos recientes:

Todavía queda bastante tiempo hasta que lo que sucede en Internet pase a formar parte de la agenda y tenga un peso similar a lo que impone la TV, prensa y radio. Y está de por medio el tema de la fragmentación. El hombre siempre ha necesitado algo en lo que creer, líderes, algo que le marque un horizonte. Durante mucho tiempo ha sido la religión, y en este occidente nuestro en estos últimos lustros puede haber tomado forma de agenda. En cierto sentido, la necesitamos. Y algo que la sustituya (por nuestro bien).

Si Internet la reemplazase, nuestra guía sería el caos, nuestro horizonte sería un crisol de posibilidades interminable. Sin Internet también existe este crisol infinito, pero no tenemos conciencia de ello: por el contrario, aceptamos que las cosas son de una determinada manera y que así tienen que ser. Para que la actual agenda se diluya e Internet, por ejemplo, ocupe su lugar, todos tendríamos que escuchar mucho mas que hablar, ser muy abiertos de mente, tolerantes, ser capaces de entender las diferencias y respetarlas… Algo que, no hace falta que lo diga, está muy lejos.

De película

En Denken Über Mariano cuenta la particular historia de SCO: una compañía que practicamente estaba abocada a la ruina en la que repentinamente invirtió una empresa un dinero con el que han podido financiar cierta campaña de relaciones públicas. Piel de pollo, señora!

Actitud tribal

El otro día discutíamos acerca de cuadrarse ante una licencia, o ser capaces de observar la realidad que hay más allá de determinadas normas. Muy al hilo poco después me crucé con esta entrevista a Aaron Swartz, dónde comentaba lo siguiente:

We’re naturally designed to associate ourself with our “tribe” of ancient days. Now we don’t live so much in tribes, but we still feel some urge to be part of a community, and to have friends whose honor we defend and whose common ideas we fight for, right or wrong. As part of the tribe, we want to evangelize and get people to join us, but we also want to attack anyone who would insult us and stop anyone who would leave us. We don’t think of it in the same rational way as a common item, it’s no longer an issue of reason, it’s an affront to the tribe, and you can’t let that stand. I think this is probably worst in politics, for whatever reason, where once people associate with a tribe, they’ll defend it even if it’s completely corrupt and acting against almost all their interests — even normally highly intelligent rational people. This is not to say I’m immune, I find myself doing it all the time — it’s a very tough habit to break.

You see a member of your tribe doing X and you find a way to rationalize it, but if your tribe’s enemy does the exact same X, it becomes the worst, most awful thing. And you can’t just say “well, the truth is in the middle” because it rarely is. Often one side or another is right, or both sides are wrong. You’re always finding a way to score points for your tribe, so even pointing out this tribal inconsistency is a way to score points. (“Joe says he’s pro-X, but when one of his guys didn’t do X he didn’t have any problem with it!”) It can seem inescapable at times — escalating rhetoric with biases on each side.

So people try to break away from the tribe system, saying they’re for rationality, but then they only become an anti-tribe tribe.

Y sigue (a mitad de la entrevista, que es bastante larga).

¿Merece la pena tener amigos on-line?

Varios weblogs se hacen eco de lo díficil que se convierte el tener amigos en estos tiempos de incontables redes sociales. Kottke va a contratar a una persona que le gestione sus distintas cuentas en cada red social: “Permanent full-time position for a personal social coordinator for a New York-based web designer”, en Being your friend is hard work (kottke.org). También en The Social Software Weblog comentan la fiebre de las redes sociales (se están vendiendo invitaciones a Orkut en eBay) y se preguntan si merece la pena tener amigos on-line.

Lecturas sobre software libre

Recientemente podíamos leer en Barrapunto que la UOC ha liberado los primeros materiales de su Master en Software Libre. En concreto Introducción al software libre y Sistema operativo GNU/Linux básico. Yo me estoy leyendo la Introducción al software libre (350 páginas, buena introducción) y me está gustando mucho: un repaso a su historia de una manera sencilla de entender, incluso para gente sin conocimientos técnicos, haciendo incapié en los aspectos filosóficos y conceptuales de la cuestión, comentando las características del software libre frente al propietario, la historia de cada uno, etc.. Recomendable por tanto para todo tipo de gente. Debería ser materia obligatoria en los colegios. Ayudará a eliminar muchos prejuicios y asunciones automáticas que hacemos respecto al software.

Siguiendo con más lecturas, he pensado en anotar por aquí otras que dan claves sobre el software libre, el código abierto, por qué es bueno, qué aporta de positivo, qué implicaciones tiene sobre la sociedad, su desarrollo y su desarrollo en colaboración. Se podría comparar el ecosistema del software libre con la naturaleza misma: es decir, un espacio donde unos elementos se relacionan con los demás y de los que toman cosas prestadas, viviendo su vida en colaboración y armonía con sus semejantes (luego están los parásitos, que igual que existen en la naturaleza, tendrán su equivalente en este otro ecosistema que me estoy montando). Este ecosistema “natural” sería lo contrario del ecosistema del software propietario o cerrado: ¿os imagináis a un arbol pagando una licencia a la tierra donde poner sus raices o negociando una patente respecto a la manera en que absorve el agua del subsuelo para alimentarse?

A un nivel más filosófico y por tanto clasificable como “ida de olla”, está el factor de que algo que mantenga una equivalencia con la madre naturaleza se integra en nuestro comportamiento, nuestros usos y nuestras estructuras mentales de una manera también más natural, en contraposición a algo anti-natural como sería el esquema de funcionamiento del software propietario (y de tantas otras cosas en nuestra sociedad, pongan sus ejemplos, el dinero mismamente).

Volviendo al tema, lecturas recomendadas respecto a software libre, código abierto, colaboración con las que me he cruzado, abiertos están los comentarios para que esta lista crezca:

  • La definición de Software Libre, en las páginas de la Free Software Foundation.
  • La ya citada Introducción al software libre, de la UOC, elaborada por eminencias del software libre en España, con un montón de referencias bibliográficas.
  • En el principio… fue la linea de comandos, de Neil Stephenson – “Una combinación de historia del software, discusión sobre la progresiva ocultación de la realidad tras una «interfaz» cada vez más bonita, meditación sobre el sentido de la vida, diario de los problemas de enfrentarse a varios sistemas operativos diferentes, canto nostálgico a los días en que las cosas se hacían como debían hacerse y, un poco, defensa de los muy masculinos valores de la potencia y el control” (Pedro Jorge en el prólogo). Ameno y divertido, no son necesarios conocimientos técnicos. Disponible on-line y también en una edición de bolsillo por 9,5 euros (la página web de Traficantes de Sueños, la editorial, es un poco desastre…).
  • La Catedral y el Bazar, de Eric S. Raymond – Un pelín más técnico pero también filosófico con claves interesantes sobre el liderazgo, la motivación y recompensas en torno al desarrollo de software de código abierto.

(se me ha ido la fuerza por la boca, a medida que me vengan a la mente seguiré apuntando).

Periodismo

En Atalaya JJ desmenuza esta tropezada noticia: Conexiones seguras 1000 veces más rapidas que el ADSL. Es un buen ejemplo de la cantidad de burradas por metro cuadrado que algunos periodistas son capaces de escribir. A quien trabaja en el ramo esta noticia le sorprenderá por la cantidad de conceptos que confunde. Muchas veces pienso si el resto de los temas que ocupan los medios están tratados con la misma seriedad. ¿De quién se puede fiar uno?

Vía pjorge llego hasta el divertidísimo Todo lo que Usted nunca quiso saber sobre Periodismo. “Diario. Conjunto de papeles que se pueden adquirir al comprar una colección de películas, de sellos o de figurillas de Semana Santa.”

De compras por la red

Al ir al comprar libros editados en EEUU en una tienda como Amazon se te presenta la duda de si dirigirte a Amazon Francia, que está más cerca, Amazon UK que está un poco más lejos pero todavía a mano, o Amazon EEUU, que está mucho más lejos y los gastos de envío son más caros pero como vas a comprar cosas editadas allí serán más baratas.

Así que he ido haciendo el recorrido en paralelo en las tres tiendas, para ver qué es lo que más me convenía. Los libros que he comprado han sido Information Anxiety 2, de Richard Wurman, y Linked: How Everything Is Connected to Everything Else and What It Means for Business, Science, and Everyday Life, de Albert-Laszlo Barbasi (que recientemente han comentado en sus bitácoras Fernando y Pedro Jorge).

Tienda Amazon EEUU Amazon UK Amazon FR
Importe $32.19 £23.17 EUR 42,07
Gastos de envío $13.47 £6.21 EUR 7,90
Impuestos * £1.14 EUR 1,68
Total $45.66 £29.38 EUR 43,75
Total en euros EUR 36,60 EUR 42,67 EUR 43,75

O sea que comprar en EEUU sale 6 euros más barato que comprar en UK, y algo más de 7 que si lo hiciese en Francia (quedaría Alemania y algún otro país europeo, pero como que me da no se qué utilizar un interfaz en el que no entiendo ni una palabra – aunque para el experimento si que podría haber pillado los datos). Está el factor de que en Amazon EEUU los libros suelen tener mayores descuentos.

La conclusión es la que era previsible, ya que si un libro sale de EEUU irá incrementando su coste en las sucesivas paradas. Aunque el hecho es que el coste incrementa bastante poco. ¿Gastarse esos 6 o 7 euros de más podría considerarse como una inversión para potenciar el comercio electrónico por estos lares?

* Está el tema de las aduanas en el caso estadounidense. Entre que es un paquete pequeño que no tiene mucho valor y que son libros, cuyo arancel será también bajo, en la aduana te lo dejan pasar. Solo me han retenido una vez un paquete de discos que venía de EEUU, y según el agente que me atendió, “si son cosas pequeñas no hacemos que el destinatario tenga que venir a recogerlo más que otra cosa por el incordio que supone”.

Hay sitio para todos

Un adalid del software libre que si quiere decir su nombre, lo hará en los comentarios :) me cuenta en un correo refiriéndose a su blog, gestionado con Movable Type:

Me encanta el diseño que tiene el de ahora (y si lo cambiara lo imitaría al 100%), pero sigue estando el detalle de que no es libre. Y eso, claro, va contra toda filosofía de la página.

Bien es cierto que Movable Type no es un software con GPL, sino con un copyright y licencia al uso que permite la libre utilización para usos personales y no comerciales, y exige el pago de cierta cantidad para usos comerciales. ¿Qué problema hay con algo así? Me parece que es ser más papista que el papa el rechazar un software como Movable Type por una simple licencia acartonada.

MT es un producto con un montón de horas de desarrollo detrás. Aunque haya software libre perfectamente profesional con miles de hora de desarrollo a sus espaldas, si MT no se apoyase en un modelo comercial, probablemente no existiría (aunque habrá que ver las cuentas de Six Apart hasta la creación de TypePad).

El modo en que Six Apart plantea con su compañía, el de una que espera obtener beneficios vendiendo un producto, tiene como resultado un producto como MT. Si MT no tuviese una empresa detrás, no existiría tal como lo hace hoy, por diversas razones al igual que Blogger, ¿vamos a darle ahora la espalda porque haya sido comprado por una multi?. Creo que eso sería una gran pérdida para todos. MT ha contribuido de una manera creo que bastante importante a la expansión del fenómeno blog, a la creación de un tejido informacional alternativo por el que circulan muchas ideas y muy valiosas. Entre ellas, las del software libre. Por ejemplo, en el blog de nuestro amigo papista :) No solo ha hecho que surjan multitud de blogs y de conversaciones, sino también algunas funcionalidades que luego han sido adoptadas por otros muchos productos GPL, en la más pura tradición del código abierto.

Logicamente no estoy diciendo que sin MT todo lo anterior no hubiese sucedido, nada ni nadie somos imprescindibles para que determinadas cosas que tienen que ocurrir ocurran. Pero estoy convencido de que MT ha tenido bastante peso en este proceso. Sería divertido tener alguna herramienta para poder hacer este tipo de mediciones…

Hablar de licencias en casos como este es poco más que papel mojado. Hay que mirar más allá de un simple texto legal enrevesado y ver qué cosas aporta cierto producto. En este caso MT ha aportado más a la comunidad que muchos productos y personas que se cuadran ante las siglas GPL. Por eso mismo, dejar de utilizarlo por una licencia que significa poco, me parece una tonteria.

Cosillas del RSS + FOAF trouble

En la lista rss-user se han comentado estos últimos días algunas iniciativas interesantes:

  • RSS WinterFestRSS WinterFest is a Webcast on Jan. 21-22 that will look at RSS and Internet content syndication. Con Dave Winer y toda la tropa. Tienen un buen montón de recursos y transcripciones de las sesiones. Para mirárselo con calma.
  • PubSub – Es un servicio que te permite crear búsquedas dentro de la blogosfera (por el momento buscan entre +100.000 blogs) y te proporcionan los resultados vía RSS. Lo estoy comparando con la suscripción a búsquedas del BlogLines, a ver quien rinde mejor. Han montado un ejemplo de para qué puede servir el servicio organizando un seguimiento de las elecciones estadounidendes.

Paul Hammond habla del problema relacionado con la privacidad del FOAF, que ya comenté por aquí.