in blogs, experiencia de usuario

Pequeños grandes pasos en el mundo blog

Vaya par de semanitas movidas que llevamos en la blogocosa: los blogs de ya.com, Typepad en castellano, y desde hace algunas horas el nuevo Blogger.

Estos tres movimientos dicen mucho sobre lo que está ocurriendo en torno al fenómeno blog. Algo bastante simple, por otro lado. Tener una bitácora es algo que le puede pasar a cualquiera. O más bien: a cualquiera le pueden entrar ganas de tener una bitácora. Y de esto tan simple se han dado cuenta algunas grandes empresas que ponen en marcha sus servicios para que el usuario medio pueda tener su bitácora. Amén de muchas otras personas o colectivos que han puesto en marcha servicios, herramientas y ayudas para hacer blogs con anterioridad, sentando unas bases sobre las que ahora se desarrolla el fenómeno.

Pero la mayoría de las herramientas son demasiado complejas o no todo lo sencillas de poner en marcha que deberían ser para un usuario medio. Los tres ejemplos citados son ilustrativos de diferentes direcciones dentro del mayor segmento de usuarios de internet que existe (dónde por haber más gente (mucha más), se puede producir el mayor intercambio de elementos, tangibles e intangibles: bienes, servicios, dinero, ideas…).

Typepad es sin duda la mejor y más completa herramienta para hacer blogs que existe, está desembarcando en Europa (Francia, Alemanía y España) y Japón, tiene una empresa detrás con más de 20 empleados, no deja de crecer, tiene dinero… Y el dinero es precisamente la primera barrera para usuarios noveles que quieran poner en marcha su blog: es un servicio de pago, por lo que de entrada parece que no será la opción de un usuario de este tipo. Pero supongo que Six Apart no quiere usuarios de este tipo, que puede que abandonen su blog tan pronto como lo hayan puesto en marcha.

Blogger siempre ha sido algo básico, y en su nueva etapa es el rasgo diferenciador que han querido mantener y llevar al extremo. Es el servicio para no iniciados por excelencia: gratuito, sencillo de usar, y sin demasiadas opciones que la mayoría de los usuarios no van a utilizar. Su nueva página principal no lo podría demostrar mejor: te empiezan por explicar qué es un weblog (publica ideas, recibe feedback, conoce gente) y te dicen lo fácil qué es tener tu weblog, en solo tres pasos (create una cuenta, elige un nombre y selecciona un template).

Los blogs de ya.com suponen la apuesta de uno de los principales portales generalistas en España por el mundo blog. Y eso significa que mi madre puede que se cruce con la palabra blog cualquier día de éstos. Y si madre se cruza con la palabra blog, quiere decir que mucha gente se habrá cruzado con ella también (con la palabra, no con mi madre). En este sentido, podríamos decir que ya.com ha puesto en marcha una gran campaña de marketing anunciando el concepto blog al mundo – sin hacerlo hacerlo explicitamente.

Su herramienta es muy completa, gratuita, el sistema de templates muy flexible, integra comentarios… hay que felicitar a los desarrolladores. Y está en castellano, algo que por el momento Blogger no tiene (y qué es muy importante: no todo el mundo habla inglés, aunque no lo parezca).

En Atalaya se preguntan a dónde irá la blogosfera a partir de ahora. Yo no creo que vayan a surgir fuegos artificiales en el cielo formando la palabra “blogs”, ni que el número de blogs explote repentinamente, pero la gente poco a poco va sabiendo lo que es un blog, y le entra el gusanillo por tener uno. Si a eso le sumas el hecho de que surgen servicios gratuitos (o muy baratos), de calidad, en castellano y fáciles de utilizar, quiere decir que la producción de blogs saldrá cada vez más de círculos geeks o especializados en tecnología o temas afines (aunque ya hay buenos ejemplos de ello, no hace falta decirlo).

Los blogs son, basicamente, publicación personal. La segunda generación de Geocities (y todos sus hermanos) que surgieron hace más de 6 años. Ese gran mito de que en la red todo el mundo puede tener su voz, puede publicar y opinar sobre lo que guste. Algo en lo que, por otra parte, creo firmemente. Si con Geocities tener tu propia página personal era sencillo, con los blogs lo es más: no solo más fácil, sino más rápido y eficaz.

El escenario de dentro de unos años no será uno en el que no haya otra cosa más que blogs. Pero si habrá más diversidad, más opciones, más independencia y honestidad y más responsabilidad en los contenidos que consumiremos. Lo cual, por nimio que parezca, será una revolución. Será una revolución el hecho de que consumamos menos salsa rosas y tómbolas y de que los valores de una sociedad los dejen de imponer el binomio publicidad+telediarios. Si ahora estamos viendo como maduran las herramientas de publicación de contenidos, poco a poco empezaremos a ver software de filtrado colaborativo y herramientas de gestión en red del conocimiento que nos permitirá llegar a lo que queremos. Eso de la web semántica, vaya.

Volviendo al tema de las herramientas de publicación personal, que me voy por las ramas, lo que también creo es que todavía estamos al principio del camino y que queda mucho trabajo en el campo del diseño de interacción y de la experiencia del usuario en general para producir herramientas que resuelvan tareas concretas de una manera eficiente, fáciles de utilizar por cualquier tipo de usuario, lo cual es uno de los indicadores de la madurez de la cosa.