in experiencia de usuario, medios

Como en todo, no solo basta con imaginar

Fernand0 comenta en La brecha digital:

La comunicación que favorece lo digital no siempre ayuda a que consultemos mayor variedad de informaciones, y establezcamos debates con gente más diferente a nosotros, sino que en muchos casos sucede al revés.

Y JJ Merelo, por otro lado, dice algo parecido en Exploración y explotación:

(…) el comportamiento de exploración/explotación se repite en muchísimos casos. Cuando compras un libro, es muy difícil que te compres, por las buenas, uno de Imre Kertesz si no has leido nada de él antes. (…) En la Internet, por supuesto, pasa lo mismo, con la única diferencia de que la Internet es mucho más inabarcable (…) y tras un enganche inicial que quizás dura unos cuantos meses, vas a los grupos de noticias, foros, canales, páginas web y weblogs que te han gustado en el pasado.

En parte, estoy de acuerdo con ellos. Uno cuando enciende el ordenador para pasar el rato (esto es, alejado de cualquier motivación concreta que le dirija: trabajo, consultar un dato determinado, hacer una compra) acaba tecleando instintivamente la dirección que lleva tecleando un montón de tiempo, o selecciona de sus favoritos el mismo enlace de siempre. En cierto modo, no es más que un acto reflejo. Igual que el llegar a casa, tirarse en el sofá, encender la tele y empezar a hacer zapping no es más que la repetición de una rutina diaria que no cuestionamos.

Por otro lado, lo que comentan contradice algo que yo repito mucho: eso de que Internet y las redes traerán mayor diversidad, más opciones, etc. Pero no lo traerán. Es que ya lo han traído. En diferentes grados según cada cúal y su contexto, claro (frase comodín que no podía faltar). ¿Pero quién, consciente o incoscientemente, red mediante, no consulta distintos periódicos, va a “grupos de noticias, foros, canales, páginas web y weblogs que te han gustado en el pasado”? ¿Acaso no es esto ya una diferencia muy considerable con lo que teníamos antes de instalar el módem?

Y luego está la palabra mágica: los agregadores. Los que tenemos ahora basicamente agregan contenido en formato texto que viene de sitios que publican noticias o historias. ¿Pero quién nos dice que no tendremos el día de mañana feeds cuyo contenido sea vídeo, o canciones? De hecho Reuters (ya, no es un buen ejemplo de pluralidad :) ) acaba de lanzar feeds para sus contenidos audiovisuales.

El concepto de Kinja me parece que se desarrollará increiblemente durante los próximos años. Un agregador para personas que no saben lo que es un agregador ni les interesa. Un mecanismo de filtrado. Logicamente, habrá que imaginar (que ya lo hacemos) y luego trabajar: soluciones maravillosas no lloverán del cielo porque sí.

(la diversidad y el crecimiento también son, por ejemplo, esto que comenta Almu)