I Microcongreso sobre estándares web, RubyOnRails, podcasting, y buzzwords en general

El próximo viernes 6 de mayo tendrá lugar en Madrid el I Microcongreso sobre estándares web, RubyOnRails, podcasting y buzzwords en general, organizado por The Cocktail y Simplelógica.

El envío de comunicaciones al congreso se realizará escribiendo un post en el weblog de uno mismo y trackbaqueando a la entrada Comunicaciones para el I Microcongreso. En una red ideal, los lectores comentarían y votarían qué comunicaciones quieren que formen parte del microcongreso. En la red actual probablemente lo hagan 4 gatos, pero como se enviarán menos comunicaciones todavía, eso no será un problema.

Las comunicaciones deberán ser ideas más o menos concretas que se plantearán por escrito para que los asistentes puedan leerlas de antemano, reflexionar sobre ellas en el Metro de camino al microcongreso, y comentarlas en persona, bien en grupos de trabajo o para todo el mundo (en caso de que la idea sea brillante o seamos los confirmados 4(-1) gatos). Una mezcla de evento on-line y presencial aprovechando lo mejor de cada mundo.

Las comunicaciones podrían ser ideas como:

  • El podcasting ha muerto, viva el podcasting
  • 5 ideas definitivas para acabar con el spam en los weblogs
  • Diseño de información como metadatos para superar la sindicación como transporte de datos
  • Cómo coño hacer que Rails funcione con FastCGIs
  • Estrategias de implementación de estándares web en macroportales: aplicando class’es al < body >
  • ACMS – Gestores de contenido ágiles: Drupal
  • Los blogueros y su mundo: bajen de la nube

Para apuntarse al Microcongreso el procedimiento es análogo: escribe un post en tu weblog comentando la jugada y trackbaquea a Asistentes al I Microcongreso.

(si no tienes weblog, puedes pedirnos uno y ser uno de los primeros en probar The Shaker. Y si no te apetece pedirnos uno, con dejar un comentario es suficiente, claro.)

El evento tendrá lugar a partir de las 7 o las 8 de la tarde en un local aún por definir: se aceptan propuestas. El sitio deberá reunir algunas condiciones básicas: amplitud para albergar el gran ego y las grandes ideas de blogueros y gurúes, tranquilidad suficiente como para no tener que chillar al explicar la última implementación de algún microformato sin sentido, sillas (algunas, para quien se canse), tapas (variadas, para quien no tenga nada qué decir) y cantidades industriales de cerveza. La prohibición de escanciar sidra dentro del local puede ser un plus que los Simplelógicos agradecerán, porque así no tendrán que venir cargados con sidra desde Asturias.

Si estás interesado en patrocinar este microcongreso, ponte en contacto con nosotros en furilo arroba gmail.

No habíamos venido a jugar a esto

Los blogueros son animales interesantes. No mucho más que sus congéneres no-nanopublicadores, pero yo lo noto más porque ejercen en mi espacio de consumo mediático. Y es que en vez de bajarme al bar a tomar el café, me lo caliento en el microhondas o en la nueva cafetera, cuando le pille el truco.

Ma fascina la cantidad de blogs hablando del nuevo Papá. Perdón, Papa. Un Papa, por cierto, que Google mediante nos tiró ayer la máquina. Es lo que tiene estar en la cresta de la ola. Afortunadamente llegan refuerzos para nuestro Barman para servir más y mejores combinados a todo el que los pida.

Pero yo venía a hablar de todos esos blogs de temas diversos que estos días publican comentarios sobre el Papa. No lo entiendo. Ya se que en el blog cada uno publica lo que quiera y bla bla bla… pero me parece absurdo que de pronto un montón de blogs se parezcan a la portada de cualquier periódico. No habíamos venido a jugar a esto.

Deshacer un weblog

Voy a deshacer un weblog, el mío. También podríamos llamarlo deconstrucción paralela. Las primeras ideas apuntan al centro: para solventar el problema de lo efímero, y para repensar dos veces lo que solo se dice una, a ver si merece o mereció la pena lo dicho.

Dos columnas: una con lo nuevo, con los posts que se vayan añadiendo, en ese orden cronológico inverso al que le tengo tanta manía. La otra, pues la cruz: los posts de este weblog en orden cronológico ¿normal? Del primero al último, vaya. A ver si aguantan. Los que no aguanten no se si los editaré, si escribiré una versión revisada, o si simplemente los borraré.

Una variante del experimento incluye que la columna A, la de lo nuevo, no avance hacia delante, si no hacía atrás. Es decir, que vaya revisando los posts desde el último al primero. De acuerdo con las leyes de la naturaleza, llegaría a un punto, el post meridiano, que se convertiría en el nuevo centro de este weblog. Pero eso me obligaría a mantener un orden e ir uno hacía delante (desde el primero), y otro hacía detrás (desde el último), y no se si eso es demasiado orden.