Confesiones de una groupie

Entre tanto maremagnum micro-comunicante, muy de vez en cuando se cruza uno con relatos que se sienten vivos. Cada dos o tres meses lees algún texto que tiene pasión, es fresco, y te llega (también puede ser porque lo lees en el momento adecuado). Incluso cuando el tema no te mata.

Después de tanta polémica con el tema Strokes, aquí tienen el mejor relato sobre la cuestión que no deja de alimentar ese agujero negro de marketing:

La alarma de mi despertador suena sin piedad. El estruendo retumba en mi cabeza durante unos segundos. Me hundo un poco más en el nórdico. No puede ser verdad. Rápidamente reacciono. Hoy es el día. Hoy es el único día.

Más en PopMadrid: Confesiones de una groupie.

PS. Respecto al tema Strokes-marketing, me resulta curioso las críticas que ha recibido el asunto, y todas las reseñas que ha motivado: si tienes un medio o un blog y te parece una tomadura de pelo el tema del concierto, ¿por qué caes en el juego? ¿por qué sigues alimentando su marketing si lo estás criticando porque no te parece bien?

Comenta en Furilo

Desde Furilo Enterprises estamos regalando invitaciones para acceder a un nuevo servicio que estamos desarrollando y que está en fase beta: se trata de “Escribe tu comentario“. Si eres uno de los afortunados en posesión de una de estas invitaciones podrás acceder al servicio, que consiste, someramente, en poder dejar un comentario a uno, o varios, de los posts de este tu blog (¡Cúanta coma! ¡Qué mareo!).

Con cada invitación podrás invitar a otras personas a usar el servicio. Es lo que se llama marketing viral. Es una nueva técnica en la que Furilo Enterprises está especializándose.

La próxima iteración en el servicio será “Deja tu comentario a este post mandando un SMS al 6669” (0,9 euros por comentario). Esta iteración además de fundamentar el modelo de negocio de este blog, neutralizará a los trolls que amenazan con dinamitar, desde abajo, la blogosfera (porque luego el servicio se convertirá en algo revolucionario, y será adoptado por bloggers de alta estofa a lo largo y ancho de la blogosfera castellana, y otras blogosferas, casi con total seguridad. Y yo me haré, por fin, famoso).

Y neutralizará también a los spammers, claro. El cambio de interfaz de posteo logrará que:

a) quien de verdad tenga ganas de escribir un comentario, lo haga. Los que no, no. O sea, que los trolls anónimos que en el fondo no tienen nada que decir se callarán. O bien:

b) que los spammers consideren que merece la pena la inversión, que paguen el euro por cada enlace y que Furilo Enterprises, en consecuencia, se forre.

Lo que he reenviado esta mañana

Siempre he pensado que un buen indicador de aquellas cosas que son interesantes y que deben ser compartidas son aquellas que efectivamente compartes. Es decir: todos reenviamos de vez en cuando algún enlace a algún conocido. Es más, determinados enlaces a determinados conocidos. Esta tarea alcanza un nivel de especialización altísimo.

Sabemos que tal cosa le interesará a fulano, que tal otra a mengano, y que está de aquí puede que le interese a fulano pero no se la envío porque sería mandarle demasiado (algo que puede que le interese, pero dado su nivel de ocupación no le será relevante).

Chanaría tener un mapa de estos envíos, y poder hacer intersección de los mapas de cada uno. Aunque es de esas cosas abstractas y complicadas de materializar, porque el medio de reenvío de enlaces es diverso y no está atado a nada (aunque se podría empezar por alguna extensión del Firefox para Bloglines, que fuese anotando qué enlaces mandas a qué emails).

Esta mañana he reenviado estos dos enlaces de mi primer paseo por Bloglines:

Hablando de Bloglines, me he propuesto un reto: eliminar 3 suscripciones cada día hasta llegar a cero, y volver a empezar (tardaré más de tres meses, pero merecerá la pena). Y creo que iré listando las suscripciones que voy borrando, por si me arrepiento. La anti-red social.

PS. Los comentarios no funcionan. Aunque me consta que más de uno pilló el humor negro del asunto. Tengo que actualizarme. Mientras tanto.