in blogs, sentido.false

Consejos para ser un blogger de primera

Guía rápida para ser un bloggero dicharachero.

Primero: Cuando te falte la inspiración, salta a la calle y date un paseo. Es lo que he hecho yo para que se me ocurriese este post (en realidad mi caso ha sido algo diferente: paseaba, y la inspiración me vino a molestar, o, seamos más educados: la inspiración me vino a entretener de camino a casa).

Segundo (y ya me he cansado de enumerar): para ser un blogger de primera lo más importante es hablar. Hablar mucho. Pasarse todo el día hablando. No cerrar la boca ni para engullir la mosca que te ha entrado por tener la boca abierta tanto tiempo. Aprovecha la más mínima oportunidad para dar lustre a tus cuerdas vocales. Ellas te lo agradecerán y te conducirán hacia tu futuro como blogger de primera.

Tan importante como hablar es comentar. Que no es otra cosa que hablar (hablar, hablar, hablar, no me cansaré de repetirlo), pero en casa de los demás. Si os fijáis le damos tanta importancia a hablar, que es el segundo punto, pero también el tercero con el nombre cambiado y efecto amplificado.

Comenta, comenta, comenta. Comentar en los blogs de los demás es casi o más importante que hablar en el tuyo propio. Aunque no conozcas bien el tema del que se está hablando, o no tengas nada interesante que aportar (y seas plenamente consciente de ello), o lo que vayas a decir sea algo personal al autor del blog que no le interesa absolutamente a nadie, comenta. ¡Comentar es gratis! Si es necesario, sal de la conversación, crea nuevas lineas argumentales, construye intrigas imposibles… Todo con tal de que tu voz se escuche.

Recuerda: lo más importante para ser un blogger de primera es ser un bocazas. No te dejes engañar: no tienes por qué especializarte en un tema, tratarlo de forma personal, ser humilde y amable. No. Puedes decir cualquier cosa, ser un indocumentado, tratar cuestiones irrelevantes, hacer perder el tiempo a la gente, o directamente ser un cretino.

¡Mírate! Este post es una completa estupidez, no estoy diciendo nada interesante, coqueteo con el insulto en primera persona al lector, ¡¡pero aquí estás leyéndolo encantado de la vida!!

Bloguero de primera, confiamos en tí. Una vez que tu nombre esté por todos sitios, lo habrás conseguido, mientras no pares de hablar, ellos te lo agradecerán.