in web2.0

La web2.0, cuestión de etiquetas (1ª parte)

No me podía quedar yo sin comentar en el debate web2.0: con cebolla o sin cebolla. Así que yo comento que la web2.0 tiene mucho de etiqueta, y las etiquetas tienen muchas ventajas pero también algunos inconvenientes.

La principal ventaja de una etiqueta es lingüística, y es la razón misma de la existencia del lenguaje: nos permite referirnos a un concepto o una serie de conceptos de forma breve. Coche: artefacto rodante en el que te puedes meter con 3 o 4 personas y que te permite ir de un sitio a otro que esté relativamente lejos de forma rápida. Familia, ¿nos montamos en el artefacto rodante que se mueve por encima del asfalfo y que nos permite llegar a Benidorm en lo que tarda el chiqui en desenredar la cinta del Fari?

La etiqueta web2.0 permite la referencia a una serie de conceptos de forma breve. El problema de ser una etiqueta joven y sin experiencia es lo que cada uno entiende por web2.0. Cada uno puede entender una cosa, o lo que es peor, algunos pueden no entender nada. La utilizarán porque está de moda, y al igual que en los anuncios de higiene personal protagonizados por amazonas con mucho maquillaje y poca ropa (lo de la ropa lo entiendo, el Hipercor más cercano debe estar en la isla de al lado pero… ¿de donde sacarán tanto maquillaje en medio de la selva?), mucha gente se sube al carro de la web2.0 por el componente aspiracional.

La web2.0 mola, aunque no sepa muy bien de que va.

Aunque… ni con eso estoy de acuerdo.

La etiqueta web2.0

La web2.0 tiene una serie de características. Yo reseño aquí las que me parecen más interesantes, por las implicaciones que tienen en los productos y por lo que afectan a la vida de un diseñador/desarrollador web:

  • transición de webs como puntos aislados de información hacia fuentes de contenido y funcionalidad – plataforma que proporciona aplicaciones web a usuarios (webservices, rss…)
  • fenómeno social – creación y distribución de contenido: comunicación abierta, descentralización de autoridad, libertad para compartir y reutilizar (recuperación ¿inconsciente? de los principios inspiradores de Internet)
  • contenido más organizado y categorizado, arquitectura web desarrollada (o en pleno desarrollo… microformatos, tags…)
  • un cambio en el valor económico de la web… ?

En cuanto a cuestiones más técnicas, con la web2.0 llegan patrones de diseño (técnicos y relativos a la experiencia de usuario) y esquemas de desarrollo más adaptados al mundo web; pasamos del open source al open data; se crean -¡por fin!- modelos ligeros de programación…

Conclusión: se potencia la comunicación entre las personas y se mejoran las herramientas y técnicas de los curritos de la web. Ni más, ni menos. Para mi esto es lo más importante que nos trae la web2.0, y como soy consciente de lo que implica, a mi me da exactamente igual llamarlo web2.0 o de cualquier otra forma, pero me viene bien utilizar la etiqueta.

Mañana: Los productos y desarrolladores web2.0.

PS. Doc Searls habla sobre otra característica que para él tiene la web2.0: la moral de la generosidad, en contraposición a la moral del interés propio y la moral de las cuentas. No podía estar más de acuerdo.