in web2.0

La web2.0, cuestión de etiquetas (2ª parte)

Continuación de: La web2.0, cuestión de etiquetas (1ª parte) (y ese es continuación del anterior, y así sucesivamente, hasta llegar al primer post. Luego vuelves, pero hacia delante. Y llegas aquí. Y ya).

El mundo se divide en dos tipos de personas: los que se plantean tener un negocio, y los que hacen algo útil.

Lo dejo en su propio párrafo porque el ser categórico es uno de los secretos de mi éxito. Y también lo puede ser del tuyo, claro.

Como ese señor del fondo seguro que está pensando y por eso quiere comentarlo en alto y para ello alza su brazo, si el hombre de negocios no hace cosas útiles mucho no le durará el negocio; del mismo modo, hay mucha gente que tiene una idea interesante y dice, tate, de aquí puedo sacar yo unas pesetas y ganarme la vida. Y todos diremos, claro. Y alguno incluso: eso, y toda la escala de grises intermedia.

Y estaremos de acuerdo. Pero… en el mundo seguirá habiendo dos tipos de personas. Acercándonos al mundo de internet y el diseño de productos digitales y la web2.0 y el JS no intrusivo, yo puedo querer montar un negocio, empresita o pelotazo, o puedo tener una idea chula y ponerme a programar.

Puedes pensar primero en el negocio y luego en un producto para mantener ese negocio, o haber pensado un producto que está muy bien y que por eso es muy usado, y del cual ya saldrá algún negocio, pero no tienes ni idea de cual podrá ser, ni te importa.

Esta diferencia es un sutilísimo matiz que se establece en el punto de partida, y que condicionará toda la vida del negocio o idea, las relaciones entre los participantes, el producto realizado, el calentamiento global del planeta y el ritmo de crecimiento de tus pestañas. Ojo.

Para terminar, el tercer tipo de persona que existe en el mundo2.0 es aquel que programa y diseña por amor al arte. Quiere aprender, experimentar, es su forma de pasar un sábado por la tarde. Y le da exactamente igual que el producto que saca genere un negocio, porque nunca lo ha hecho con esa intención, y sobretodo, sabe ferpectamente que nunca lo llegará a ser.

Y en esta sencilla matriz encerraría y quedarían justificados todos aquellos que sabiéndolo o no, deséandolo o no, orbitan en torno al satélite2.0:

  • Hombres de negocios
  • Desarrolladores apasionados
  • Apasionados desarrolladores

Sobra decir que un hombre de negocios podrá ser un desarrollador apasionado que cuando se quita la corbata se convierte en un apasionado desarrollador.

Mañana: Idealistas vs. Pragmáticos. Valores y aportaciones de los diferentes tipos humanos en los proyectos2.0.