in experiencia de usuario, personal media

Serendipia

La Wikipedia define serendipia como “un descubrimiento científico afortunado e inesperado que se ha realizado accidentalmente” (en la RAE este término no existe – por cierto que han rediseñado su home dejando solo la caja de búsqueda y unos pocos links – aunque yo suelo utilizar rae2.es).

Aplicado a la web o un mundo en red podíamos considerar la serendipia como la emergencia de pequeñas piezas de información aisladas entre si que al entrar en contacto generan nuevas consecuencias, inesperadas o no (en mi concepción web del término veís que me cargado la parte accidental del asunto. Y me he quedado tan ancho. Las ventajas de tener un blog).

Un ejemplo que siempre pongo es el del ciudadano esperando el autobús. El ciudadano -modélico o no, no importa- está en su casa y se dispone a ir a trabajar; baja a la parada y tiene que esperar al autobús; depende del día esperará 5, 10, o hasta 20 minutos. Esto sin duda es un incordio. Si el ciudadano tuviese la pequeña pieza de información sobre a qué hora llega el autobús, se podría ahorrar 15 minutos de espera bajo el frío y la lluvía.

Hay mecanismos para averiguar esta información, pero no pocas veces el esfuerzo de obtener la información es superior al beneficio de obtenerla. Necesitaríamos que esta información estuviese disponible sin demasiada fricción, con serendipia.

En el campo de la web hay algunos sites que explotan en mayor o menor medida el concepto, que no deja de ser una tendencia que irá a más:

Dopplr, el servicio online para compartir información de a qué sitios viajas, tiene la serendipia como uno de sus esencias: puedes decir a qué sitios piensas ir para obtener información sobre esos sitios: personas que viven allí, amigos tuyos que también han estado, sitios interesantes… Lo que pretenden es facilitar que piezas sueltas de información se conecten para crear un sentido más allá de las partes.

imagen-4.png

(podéis consultar la presentación de Dopplr en el Reboot del 2007. En esta presentación se puede encontrar otra interesante definición de serendipia: “La serendipia es buscar una aguja en un granero y acabar encontrando a la hija del granjero“)

11870, un sitio para que la gente descubra, recuerde y comparta empresas y negocios en todo el mundo mediante opiniones, fotos y vídeos, te permite conocer por dónde han estado y qué han hecho tus amigos, o los usuarios del site en general (aunque lo primero tiene más interés).

Viendo sus últimos movimientos puedes descubrir un bar en tu ciudad donde ponen una cerveza que te encanta (probablemente no te hubieses puesto a buscar en Google esta información porque no racionalizamos de este modo cosas que no son esenciales, pero gracias a esta serendipia te has enterado).

imagen-5.png

Nvivo es una guía colaborativa de conciertos donde además de poder añadir conciertos a la página, puedes decir a qué conciertos piensas asistir, ver los conciertos a los que asistirán tus amigos, ver qué grupos le gustan a tus amigos… descubriendo que el Ciudadano K (un usuario cualquiera del servicio) es también fan de tu grupo favorito, que tocan pasado mañana y encontrando así un compañero de cañas pre-concierto.

imagen-6.png

Cualquier blog tiene también un fuerte efecto de serendipia: el mero hecho de contar de forma más o menos superficial observaciones, opiniones, historias… puede establecer conexiones imprevistas con futuros y/o presentes amigos, empleadores, socios, parejas…

La serendipia en la web puede empezar por una socialiación de la información; más o menos sistemática, sin demasiado rigor académico; y con espontaneidad. Y puede acabar convirtiéndose en una parte importante de la arquitectura de información de muchos sites.