in blogs

Mi experiencia con Fon

Leyendo este post de Javier Vidal me ha entrado la curiosidad por ver la actividad de mi Fonera.

Soy fonero porque el mundo me hizo así… eh… no. Quiero decir, soy fonero por dos cosas:

1) los gualtrapas de Orange te dan un router wifi que no puedes configurar para que esté siempre abierto. Si a esto le sumas que el mecanismo de autentificación de dispositivos solo funciona con Windows, resulta que para poder utilizar la wifi con alguno de los dos PCs que tenemos en casa (un Mac y un Ubuntu) cada vez que te querías conectar tenías que levantarte hasta el router y pulsar un botón. Wifi 2.0 creo que lo llaman.

2) A esto se sumó que lanzaron Fon La Latina; podías conseguir una fonera gratis y además venía un chico muy majo a instalartela (casualidades de la vida, resulta que conocía este humilde blog). Les traté de ahorrar el trámite, pero insistieron en que querían dejarla funcionando ellos mismos.

De modo que ahora nos conectamos a la wifi a través de Fon para no tener que levantarnos hasta el router cada vez que enciendes el ordenador. Un hack como cualquier otro, que me consume un enchufe y colabora desinteresadamente a la loteria metereológica que estamos viviendo estos días.

Leyendo el post de Javier, decía, me ha entrado la curiosidad por saber si alguien se había conectado a mi Fonera. Siendo sincero, era totalmente escéptico con el tema. Pero, una vez más, me equivoqué. Me pasé de listo. Me colé. Piensa el ladrón que todos son de su condición. A quien buen arbol se arrima buena sombra le cobija. Rómulo y Remo y la Niña Péndulo.

Resulta que se han conectado a mi wifi unas personas amigas de la wifi ajena:

imagen-14.png

No es mucho, desde luego, pero mucho más de lo que yo pensaba. De todas estas conexiones la mayoría son de un pase de 15 minutos gratuito; y hay dos de pago: una de 3 euros de día completo y otra de 1.2 euros de una hora. Lo que significa que por el momento he ganado 2.11 euros una vez descontados los impuestos. Dentro de otros tres meses habré ganado suficiente para un bocata de calamares.