Grupo WebDevBits

Hace una semanas pusimos en marcha el grupo WebDevBits, un foro/lista de correo para intercambiar trucos y consejos sobre desarrollo web en sentido amplío: back, front, sistemas…

Utiliza la. Puedes crear grupos públicos o privados (nosotros lo utilizamos como lista de correo interna, por ejemplo, y es a donde mandamos los “scrums” diarios que hemos pasado a hacer por escrito) y lo puedes utilizar via web o vía correo-e.

¿Por qué Obama cae tan bien a casi todos y en cambio en España no hay figuras carismáticas en las que podamos creer, que digan cosas que de verdad sean interesantes, que tengan sentido y futuro? (podrás ser de derechas o de izquierdas, pero creo que ambos discursos en el momento actual suenan igual de vacíos…)

Creo que es por una simple cuestión de credibilidad: las cosas que cuenta y propone suenan reales. Plantea cuestiones de sentido común, traza planes, y luego los ejecuta. Simple y llanamente.

Por ejemplo, todo lo que tiene que ver con la transparencia del gobierno:

Por aquí los máximos responsables políticos lo único que muestran al exterior es política de cartón piedra que se preocupa más de contestar el discurso del rival que de trabajar en cuestiones reales de largo plazo, o lanzan propuestas indefinidas e improvisabas sobre las que demuestran tener escaso conocimiento, sin atisbo ninguno de ser un plan organizado.

Es como si un alcalde de un pueblo no plantase árboles porque sabe que no le reportará ningún beneficio de cara a su posible reelección: un árbol será algo que se disfrutará dentro de 50 años, ¿pero a mi que más me da? Dentro de 50 años ya no estaré por aquí, o sea que paso de árboles.

Necesitamos más políticos que planten árboles, y no tanta oportunista flor de un día de la que no nos acordaremos mañana. Así se construye la credibilidad.

Licencias Creative Commons

(tenía este texto por ahí escrito y creo que se merece una URL)

Creative Commons son licencias de copyleft diseñadas especificamente para textos, fotografías, audios, y videos. El copyleft es un movimiento alternativo y contrapuesto al copyright: si el copyright implica que te reservas todos los derechos de una obra, el copyleft implica que te reservas algunos derechos, y que los cedes para que otras personas puedan crear otras obras derivadas de la tuya.

Contexto histórico: a mediados de los 70 en EEUU, unos cuantos ingenieros se dedicaban, desde sus labotarios de distintas universidades, a hacer software para controlar los primeros cacharros que empezaban a existir (impresoras, ordenadores, etc). Se intercambiaban los programas que iban haciendo, y entre todos iban construyendo el programa, aprovechándose unos de otros de las mejoras que cada uno introducía. Era un esfuerzo colaborativo 100%: si esa colaboración no tendrían los programas tal como existían: si solo una persona se hubiese dedicado a hacerlo, hubiese tardado mucho más en realizarlo, si es que hubiese sido capaz de producir algo de la misma calidad.

De pronto, el fabricante de los cacharros introduce una mejora en un programa pero no la distribuye gratuitamente como se había hecho hasta el momento: dice que va a cobrar por ella. A este grupo de ingenieros les parece totalmente absurdo: los programas nunca habían costado dinero, y además estaban hechos a partir de sus propias contribuciones. Uno de estos ingenieros, Richard Stallman, se pilla tal cabreo y le parece tan tan mal esto que se propone crear un sistema informático que sea totalmente “libre”.

Piensa que tiene que existir libertad para que cualquiera podamos utilizar software libre: software que podamos modificar y redistribuir de manera libre y gratuita. Le va dando forma a esto y crea la licencia GNU, que basicamente dice que tu puedes utilizar, distribuir y modificar libremente un software siempre que las modificaciones que hagas las distribuyas con la misma licencia: es decir, que cualquiera pueda volver a hacer lo mismo. De esta manera todos nos podemos servir de las mejoras que hayan hecho los demás.

Era un proyecto titánico: tenía que crear todos los elementos que forman parte del software de un ordenador como software libre. Pues bien, empezó a finales de los 70 y todavía sigue… No lo hace él solo, claro, si no cualquier voluntario que le parezca interesante el proyecto puede apuntarse y aportar su granito de arena. No han conseguido crear un sistema completo libre, pero si una gran parte, y ha servido de base para otras partes del sistema. Y lo más importante: ha sido la semilla de una forma de pensar que está cambiando el mundo…

Como resumen, comentarte que las partes más importantes de la infraestructura de Internet son software libre, y más de la mitad del software de los servidores web son también software libre. Es decir, sin software libre Internet y muchas aplicaciones no existirían como tales.

Volviendo al presente y enlazando con el tema que nos ocupa, hace pocos años un grupo de personas consideraron que debía existir un movimiento similar pero más enfocado a cultura: es decir que aplicaron todas las ideas del software libre a textos, libros, música, video… En parte debido a las restricciones que cada vez más la industria cultural trata de imponer, y en parte para adecuar el sistema de copyright al nuevo contexto de producción cultural donde la red tiene una importancia capital.

Se puede considerar que es un intento de normativizar (frente a las restricciones del copyright) lo que siempre se ha hecho a la hora de crear cultura: cuando un escritor escribe un libro se está basando de forma indirecta en todo que lo ha leído previamente, igual que un músico, un cineasta, etc.

El objetivo es que este proceso se siga pudiendo desarrollar. Cuando yo publico mi obra con licencias Creative Commons puedo especificar que mi obra se pueda reutilizar con determinadas condiciones – existen diferentes tipos de licencias.

Más información:

Remuneraci

A raiz del post de Antonio Mas sobre remuneración 2.0, recordé que tenía un par de enlaces sobre temas relacionados guardados en del.icio.us. Al contrario que en el ejemplo de Linden Labs que cita Antonio los casos que comento no tratan de remuneración variable filtrada colectivamente, si no de remuneración transparente en base a unos criterios conocidos por toda los empleados de una empresa.

Fog Creek Professional Ladder

Por un lado la Fog Creek Professional Ladder, de la empresa del conocido Joel Spolsky. Juega con tres parámetros: experiencia (el número de años realizando una determinada tarea), el alcance de tu trabajo (si eres un becario o eres responsable de un area o varias), y tus habilidades. Cada parámetro tiene una serie de niveles con definiciones disponibles de forma pública; cada combinación de niveles tiene asignada una remuneración determinada.

Cada persona sabe en qué nivel está y lo que tiene que hacer para ir subiendo niveles, y sabe el sueldo que recibirá en cada uno. Si alguien gana más que tu ya sabes por qué es y lo que tienes que hacer/mejorar para igualarlo. Las suspicacias sobre “este gana lo mismo que yo, pero curra mucho menos y tiene mucha menos responsabilidad” quedan descartadas porque el sistema pone a cada uno en su lugar.

Y como Joel cuenta en un artículo en Inc. (Why I Never Let Employees Negotiate a Raise), no se tiene que preocupar de negociar una subida con nadie: porque ya sabemos lo injusto que puede llegar a resultar este método, una lucha entre el poder de persuasión del empleado y del empresario.

Foo Associates

Por otro lado, concretamente el de la filosofía del software libre, uno de los fundadores de MySQL y Online Pokies su socio están desarrollando un business model abierto que pueda ser reutilizado por otras personas. Como dicen en el título del post, están hackeando modelos de negocio.

Se marcan objetivos, principios, métodos, y reglas por defecto. Una especie de algoritmo (para eso son programadores) abierto que permite que cualquier persona conozca como se rige la empresa, y por tanto, tenga más criterio para elegir si es un sitio donde quieren trabajar.

Por ejemplo, una de las reglas de la empresa es que está creada para generar bonus para los empleados, no para ser vendida; se establece como se reparten los beneficios de la empresa; la empresa no puede crecer demasiado y si lo hace se crearán compañías independientes… Leedlo completo porque es muy interesante.

* * *

Obviamente queda la duda de si la aplicación de todas estas reglas no se convierte en una burocracia inoperativa. En Interactors, la cooperativa de la que formé parte hace 5 años, teníamos algunas reglas con una filosfía similar, y había proyecto de implementar otras que yo no llegué a ver.

Creo que iniciativas de este tipo pueden conseguir que los empleados sean más responsables de su trabajo y se involucren más en una empresa, al tiempo que participen de los beneficios que genera. Creo que actualmente hay una gran desconexión entre estos elementos, y después de dedicar la mayor parte del tiempo de tu vida a estar trabajando, creo que es lo mínimo que se puede pedir.

Al mismo tiempo, si este tipo de esquemas proliferan más gente trabajará en empresas más pequeñas, y menos en multinacionales o empresas que existen primordialmente para dar beneficios a sus accionistas.

¿En qué estará trabajando Apple actualmente? Aparte de las mejoras y nuevos modelos en sus ordenadores, viendo las grandes innovaciones de los últimos 10 años, a saber, el iPod y el iPhone, es lógico pensar que tienen en el horno otra gran novedad, que saldrá dentro de unos 4 años (el complejo algoritmo que me ha permitido obtener este resultado es más o menos así: iPod->2001, iPhone->2007, i????->2013).

¿En qué estarán trabajando? Como el tema del papel de periódico y su viabilidad está muy de moda (fundamental el artículo de El País de hoy: apuesto a que están trabajando en el iPaper (el mes que viene diré otra cosa, tranquilos).

Podría compararlo con el e-paper o e-ink que se lleva pensando/investigango/probando desde hace 15 años; o decir que es un Kindle-on-steroids, flexible, más ligero, en color y táctil; pero como las grandes innovaciones no se basan en nada anterior, quedaría como un pelele.

Apple ha creado un modelo de ingresos viable para la música, ¿hará lo mismo con el periodismo?

PS. Breaking News: Furilo Enterprises ha tenido acceso a los primeros prototipos, que hemos probado en exclusiva para vosotros.

Newwws

Un post rápido sobre Newwws, las jornadas sobre diseño editorial en Internet que han tenido lugar esta semana en Madrid, organizadas por Fran Merino y el IED.

El primer día tuve el honor de participar en una mesa redonda con Álvaro Varona, design manager de marca.com, y con Ricardo Basurto, ídem en elmundo.es. Ellos explicaron sus procesos de trabajo y explicaron por encima los respectivos rediseños que ambos han realizado recientemente (¡hubiese sido genial que se desarrollase mucho más!). Yo conté por mi parte cómo trabajamos en The Cocktail (que al final es todo bastante parecido), lo que hacemos La Coctelera, y mi forma de ver todo esto de la “web social” (de lo que llevo hablando en este blog todos estos años, vaya):

  • cómo cambian los patrones de uso de los usuarios con los nuevos espacios y formatos
  • cómo dejan de consumir exclusivamente grandes marcas para repartir su tiempo en un montón de sitios
  • cómo seguirán existiendo grandes marcas de medios, pero cómo su papel tendrá que adaptarse
  • cómo el papel “por supuesto que desaparecerá” :)

El martes estuvieron Javier Maseda, Director Creativo del IED presentando el proyecto de papel todas las miserias que se encontrarán cuando pasen a digital, y no relatando ninguna de las posibilidades de un medio digital (no pude asistir pero el streaming funcionó de maravilla).

Por último estuvo la conferencia de Ian Adelman, el director creativo de NYMag.com y MenuPages.com. Ian fue el diseñador de Slate.com en su arranque y ha trabajado en Microsoft haciendo otras cosas, además de muchos otros trabajos de diseño gráfico para papel.

Su charla fue un didáctico repaso sobre su trabajo actual. En la revista impresa son 300 personas, 60 en la web. Él gestiona un equipo de 12 personas: maquetadores, diseñadores visuales, diseñadores de interacción, editores de video… Contó cuales son sus procesos de trabajo, cómo extienden la información de la edición impresa en la parte online (por ejemplo, cuando un nuevo restaurante abre en Nueva York mandan a una persona que fotografía todos los platos), cómo incorporan los requerimientos de negocio y diseño…

Tienen 2,5 millones de páginas vistas al día y la mitad son de gente en Nueva York.

Felicitar a Fran, Javier y el IED por la estupenda organización. Creo que el contenido no estuvo nada mal y hubo bastante gente para ser la primera edición. ¡Nos vemos el año que viene!