in blogs

Licencias Creative Commons

(tenía este texto por ahí escrito y creo que se merece una URL)

Creative Commons son licencias de copyleft diseñadas especificamente para textos, fotografías, audios, y videos. El copyleft es un movimiento alternativo y contrapuesto al copyright: si el copyright implica que te reservas todos los derechos de una obra, el copyleft implica que te reservas algunos derechos, y que los cedes para que otras personas puedan crear otras obras derivadas de la tuya.

Contexto histórico: a mediados de los 70 en EEUU, unos cuantos ingenieros se dedicaban, desde sus labotarios de distintas universidades, a hacer software para controlar los primeros cacharros que empezaban a existir (impresoras, ordenadores, etc). Se intercambiaban los programas que iban haciendo, y entre todos iban construyendo el programa, aprovechándose unos de otros de las mejoras que cada uno introducía. Era un esfuerzo colaborativo 100%: si esa colaboración no tendrían los programas tal como existían: si solo una persona se hubiese dedicado a hacerlo, hubiese tardado mucho más en realizarlo, si es que hubiese sido capaz de producir algo de la misma calidad.

De pronto, el fabricante de los cacharros introduce una mejora en un programa pero no la distribuye gratuitamente como se había hecho hasta el momento: dice que va a cobrar por ella. A este grupo de ingenieros les parece totalmente absurdo: los programas nunca habían costado dinero, y además estaban hechos a partir de sus propias contribuciones. Uno de estos ingenieros, Richard Stallman, se pilla tal cabreo y le parece tan tan mal esto que se propone crear un sistema informático que sea totalmente “libre”.

Piensa que tiene que existir libertad para que cualquiera podamos utilizar software libre: software que podamos modificar y redistribuir de manera libre y gratuita. Le va dando forma a esto y crea la licencia GNU, que basicamente dice que tu puedes utilizar, distribuir y modificar libremente un software siempre que las modificaciones que hagas las distribuyas con la misma licencia: es decir, que cualquiera pueda volver a hacer lo mismo. De esta manera todos nos podemos servir de las mejoras que hayan hecho los demás.

Era un proyecto titánico: tenía que crear todos los elementos que forman parte del software de un ordenador como software libre. Pues bien, empezó a finales de los 70 y todavía sigue… No lo hace él solo, claro, si no cualquier voluntario que le parezca interesante el proyecto puede apuntarse y aportar su granito de arena. No han conseguido crear un sistema completo libre, pero si una gran parte, y ha servido de base para otras partes del sistema. Y lo más importante: ha sido la semilla de una forma de pensar que está cambiando el mundo…

Como resumen, comentarte que las partes más importantes de la infraestructura de Internet son software libre, y más de la mitad del software de los servidores web son también software libre. Es decir, sin software libre Internet y muchas aplicaciones no existirían como tales.

Volviendo al presente y enlazando con el tema que nos ocupa, hace pocos años un grupo de personas consideraron que debía existir un movimiento similar pero más enfocado a cultura: es decir que aplicaron todas las ideas del software libre a textos, libros, música, video… En parte debido a las restricciones que cada vez más la industria cultural trata de imponer, y en parte para adecuar el sistema de copyright al nuevo contexto de producción cultural donde la red tiene una importancia capital.

Se puede considerar que es un intento de normativizar (frente a las restricciones del copyright) lo que siempre se ha hecho a la hora de crear cultura: cuando un escritor escribe un libro se está basando de forma indirecta en todo que lo ha leído previamente, igual que un músico, un cineasta, etc.

El objetivo es que este proceso se siga pudiendo desarrollar. Cuando yo publico mi obra con licencias Creative Commons puedo especificar que mi obra se pueda reutilizar con determinadas condiciones – existen diferentes tipos de licencias.

Más información: