Expansión publicó una entrevista al embajador ruso en España el otro día. Me la he leído esta mañana en el metro en mi dispositivo móvil (moderno que es uno, gracias Instapaper) y no me podía creer lo que estaba leyendo. El jefe de prensa del embajador ha debido ser ascendido hasta la presidencia de Rusia entera por lo menos.

¿Qué diferencia hay entre esa entrevista y una nota de prensa de la embajada enumerando los mensajes que quiere transmitir? Están todas las palabras tan medidas, es todo tan de cartón piedra que parece una broma. Sobre todo después de arrancar el texto diciendo que “una entrevista con él es muy fácil. El propio embajador plantea los temas de forma natural. Sobre todo si le preocupan.”

¿Dónde está el análisis, el cuestionar, el no ser un simple altavoz, el plantear preguntas que saquen temas controvertidos y realmente interesantes, más allá de la postura oficial y propagandística?

Si el futuro del periodismo no está claro, tal vez habría que empezar a preocuparse por su presente.

Un artículo excepcional de Jeff Jarvis – copio y pego algunas frases:

Los periódicos van a morir. Esto es traumático para los empleados (no solo periodistas) y para los accionistas que pierden sus inversiones. (…)

Estamos sufriendo una transformación milenaria de la economía industrial hacia lo que viene después. Perturbaciones y destrucción son inevitables. (…)

Las ayudas del gobierno suponen ayudar el pasado cuando deberíamos estar invirtiendo en el futuro. (…)

Los periódicos no son víctimas del destino. Sus dueños controlaban su destino (…). Han tenido una generación para reinventarse a si mismos: 20 años desde el nacimiento de la web, 15 años desde la introducción del navegador y Craiglist y 10 años desde la creación de los blogs y Google. (…)

¿A quien se deberían dedicar las ayudas del Gobierno? ¿A los que están retrasados o a los que vienen? ¿Al New York Times o al Huffington Post? (…)

Leer completo en My testimony to Sen. Kerry

imagen-6.png Estaba h/ojeando una presentación de Juan Freire (“Cibermedios: presente y futuro“) donde he visto esta afirmación: La investigación es cara: la agregación y la opinión son baratas.

No creo que la investigación sea mucho más cara que la agregación y la opinión. La agregación y la opinión son muy baratas: en tiempo y en la cualificación de recursos; hay una abundancia de perfiles y personas que puedan hacer estas tareas.

Para hacer investigación hay que valer, no lo puede hacer cualquiera… Y creo que hay una escasez brutal de perfiles preparados para hacer investigación. Falta oferta, lo que hace subir el precio. Pero no creo que sea el precio el primer problema; hay multitud de periodistas, pero muy pocos preparados para investigación.

Creo que es una cuestión de actitud… muy pocos tienen la actitud necesaria para investigar.

Por otro lado, creo que hay oportunidades brutales para hacer periodismo de investigación adaptado al medio en formatos digitales. Apenas existe, por lo que el hueco es muy grande, y bien presentado podría captar muchísima audiencia.

Si eres periodista, creo que esta labor es la más bonita que te puede ofrecer la profesión.

Pero, ¿hay redacciones digitales que apuesten por la investigación?

¿Algún periodista que quiera hacer investigación en la sala?